Vida de preso político Noslén Ayala corre "grave peligro", denuncia la Unpacu

El coordinador general de la Unpacu, José Daniel Ferrer, explicó que al preso político Noslén Ayala García, enfermo de COVID-19, no le permiten comunicarse con su familia y que las pocas noticias que llegan “son muy preocupantes y alarmantes”
Noslén Ayala García, preso político
 

Reproduce este artículo

La Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) denunció este domingo que la vida del preso político Noslén Ayala García, enfermo de COVID-19 e incomunicado por no desistir de su lucha a favor de la libertad y la democracia, corre grave peligro.

Mediante un video en voz de su coordinador general, José Daniel Ferrer, la organización opositora explicó que a Ayala García no le permiten comunicarse con su familia y que las noticias que llegan a familiares y compañeros de lucha, por testimonios de dos presos comunes, “son muy preocupantes y alarmantes”.

“Se dice que lo trasladaron nuevamente para un hospital en estado grave”, afirmó Ferrer, que recordó la trayectoria de lucha contra el régimen del prisionero y expuso los vejámenes de los que ha sido objeto por ello.

“Lleva cinco años en prisión y todavía tiene sobre sí una condena de más de cinco años por su rebeldía, firmeza y coraje. La policía política le ha fabricado varios delitos para mantenerlo en prisión por su compromiso con la causa”, comentó el líder opositor.

Asimismo, añadió que a Ayala García lo han torturado y le han propinado “brutales golpizas”. Ha tenido que enfrentar situaciones difíciles y extremas, y soportar la incomunicación con su familia sólo porque no se rinde, porque no desiste de su lucha, concluyó. 

Denuncia de desatención médica

A inicios de esta semana, activistas defensores de los derechos humanos denunciaron que Ayala García, quien cumple condena en la cárcel de Quivicán, provincia Mayabeque, dio positivo a la COVID-19 a finales de mayo y aún permanece delicado de salud sin recibir atención médica

El opositor Zaqueo Báez Guerrero, coordinador de la Unpacu en La Habana, refirió en su perfil de Facebook que a Yumileisi Trujillo Nápoles, madre de las hijas pequeñas de Ayala García, un preso común le comunicó que la dictadura intentaba asesinar al preso político.

Éste dio positivo a la enfermedad pandémica el 24 de mayo en la prisión y fue trasladado al hospital para reclusos de San José, antiguamente destinado a pacientes con VIH.

Báez Guerrero detalló además que el prisionero político fue “trasladado nuevamente a la prisión de Quivicán y lo tienen aislado con vómitos y fiebre (presenta síntomas de COVID-19) y está sin atención médica en estos momentos”. “No está ingiriendo alimentos”, precisó.

“No tenemos comunicación directa con Noslén Ayala García. ¡Responsabilizamos a la dictadura Castro-Canel por su integridad física y mental!”, advirtió el coordinador de la Unpacu en la capital.

Preso desde 2016, Ayala García ha recibido indistintamente acusaciones por “desacato a la autoridad, resistencia y atentado”, cargos que suman una pena conjunta de alrededor de 10 años.

Durante su estancia en prisión el activista de la Unpacu y Cuba Decide ha denunciado que durante disímiles ocasiones lo han trasladado a varios centros penitenciarios.