“Te convierten a tu país en una cárcel”: José A. Álvarez Bravo

 

José Alberto Álvarez Bravo no puede salir de Cuba por “interés público”, según alegan las autoridades migratorias, acatando órdenes de la Seguridad del Estado en la Isla, que hostiga también de esta manera a opositores, periodistas independientes y activistas.

En agosto último, Álvarez Bravo supo que estaba “regulado” luego de más de una hora de cola en las oficinas de inmigración en Cuba, a donde acudió a prorrogar su pasaporte. El hombre no podrá hacer ningún tipo de trámite migratorio, y por consiguiente viajar, mientras la Seguridad del Estado no levante esta especie de castigo que pesa sobre él.

José Alberto es activista de la sociedad civil de la Isla, exactamente trabaja con el proyecto Ágora de Cuba, y según cuenta a ADN CUBA ahora están “organizando una asociación cubana de familiares de presos”.

Ágora de Cuba, inspirada en el Ágora de Atenas, se propone –y está logrando- juntar a los cubanos para, en el carácter horizontal de ciudadanos, analizar, debatir, proponer y consensuar soluciones a nuestros problemas, sobre todo al más fundamental, el modelo de sociedad en que queremos vivir”, se lee en una descripción disponible en el espacio virtual de la organización.

José Alberto la define como un “espacio plural”, “una especie de seminario cívico”, y “una tribuna para decir que nosotros los cubanos no queremos este sistema, que queremos un cambio, que queremos una transición al Estado de Derecho”.

De acuerdo con el activista, en el proyecto han participado más de 2 mil 400 personas, que “a través de pequeños clips de video, exigimos un cambio de régimen en Cuba”.

La regulación solamente puedo atribuirla a mi condición de opositor a este régimen, y a ser un ciudadano que predica y practica la desobediencia civil— aseguró— y dijo creer que el método son “palos de ciego y patadas de ahogado que da el régimen en este estado de desesperación en que están, porque saben que tienen los días contados y que no pueden durar eternamente este sistema”.

Álvarez Bravo considera que están tomando medidas sin “lógica” y sin “racionalidad”. El propio hecho de que no lo dejen salir del país, le permite y facilita “seguir dándoles guerra aquí, seguir haciendo oposición y seguir luchando para que este sistema corrupto y malvado salga del poder”.

 

 

La “regulación migratoria” es un método común utilizado por el aparato represivo cubano para castigar a opositores políticos, activistas de la sociedad civil y periodistas independientes. La Isla se convierte así en una prisión en la que el “condenado” no sabe cuándo será liberado.

De acuerdo con las leyes vigentes, las autoridades migratorias pueden impedir la emisión, prórroga o renovación del pasaporte, o la salida del país, a cualquier ciudadano cubano y en cualquier momento, entre otros casos, si consideran que existe un abstracto “interés público” para ello.

La mayoría de los opositores, activistas y reporteros a los que se les impide salir del país, no poseen una causa penal pendiente en tribunales de la isla. Y en algunos casos, los activistas que han tenido “causas penales" alegan que se trata de casos fabricados y carentes de toda garantía procesal.

Ante esas arbitrariedades, a los afectados solo les queda la denuncia, pues la institución detrás de las prohibiciones de viaje por “interés público” cuenta con absoluta impunidad para actuar al margen, incluso, de las propias leyes del régimen.

El Instituto Patmos lleva una lista preliminar de ciudadanos a los que el gobierno de Cuba impide salir del país por razones políticas, que aunque esté integrada hasta el momento por 151 “regulados”, es solo una pequeña representación de muchos más que no han sido registrados y se les regula en determinados momentos para impedirles viajar a eventos específicos.

 

 

Los “Regulados” es una web serie participativa que busca visibilizar los casos de esos cubanos a los que el gobierno les impide salir del país por razones políticas.

ADN CUBA quiere documentar y compartir tantos casos como sea posible sobre esta violación a la libertad de movimiento de los cubanos.

Si el gobierno te prohíbe viajar, envíanos tu testimonio en video al correo editor@adncuba.com .

Incluye la siguiente información:

1-    Tu nombre completo y dirección.

2-    Desde cuándo estás “regulado”.

3-    En qué circunstancias lo supiste.

4-    Por qué consideras que te impiden salir del país.