Rubio comparte “contundente mensaje” de joven preso por el 11J

El cubano de 20 años Armando Sardiñas ingresó este 7 de octubre a prisión para cumplir 10 meses de trabajo correccional por manifestarse el 11J, pero antes hizo una petición
Rubio comparte “contundente mensaje” de joven preso por el 11J
 

Reproduce este artículo

El senador de los Estados Unidos Marco Rubio compartió este jueves 7 de octubre, en su cuenta de Twitter, las últimas palabras del joven cubano Armando Sardiñas Figueredo antes de entrar en prisión, por manifestarse el 11 de julio contra el régimen comunista de la isla.

El político de la Florida publicó “el contundente mensaje de Sardiñas Figueredo: 'abajo la dictadura, esto tiene que acabar algún día'”.

Armando Sardiñas, de 20 años, comienza este 7 de octubre a cumplir una sanción de 10 meses de trabajo correccional con internamiento por participar en las protestas populares del 11J en La Habana. El joven dejó un mensaje de voz en Twitter: "Son tantas las emociones y la impotencia, no sé cómo llamarle. Quiero decirles que Patria y Vida, libertad para los presos políticos, abajo la dictadura, esto tiene que acabar algún día".

"Que el #20NCuba se sienta lo que pide el pueblo", agregó en referencia a la marcha pacífica que impulsa la sociedad civil cubana para el próximo 20 de noviembre.


Sardiñas Figueredo hizo un llamado en Twitter a que las etiquetas #freearmandito y #LibertadParaLosPresosPoliticos 'se sientan hoy'.

"Por mí y por ellos. Que se sientan esos hashtags hoy, mañana y hasta que salga el último que esté preso injustamente. Por eso les pido que no paren hasta que no sea tendencia y se sienta en toda Cuba".

El pasado 20 de septiembre un tribunal de La Habana emitió la sentencia contra Sardiñas Figueredo, que lo obliga a presentarse este jueves en el Centro Correccional de La Lima, localidad del municipio capitalino Guanabacoa.

"A esto se resume todo: trabajo forzado y cumplir una sanción injusta por tan solo pensar diferente y no quedarme callado ante lo que está mal", declaró ese día en sus redes sociales.

El joven fue detenido en el Capitolio de La Habana, cuando intentaba sumarse a uno de los focos rebeldes más grandes de la ciudad el 11 de julio.

"Comencé a ver que se acercaba gente de la Seguridad del Estado y del DTI. Ni yo ni nadie ahí agredió a un solo oficial. Aun así, uno de ellos intentó golpearme. Logré esquivarlo, pero al instante otros sujetos me inmovilizaron y montaron en una patrulla", contó al medio independiente YucaByte.

Huérfano desde los 18 años, Armando trabajaba como cocinero en un restaurante estatal, hasta que fue expulsado tras participar en la protesta del 11 de julio, cuando miles de cubanos salieron a las calles para exigir libertad, en un estallido social sin precedentes en los últimos 60 años.

El medio Inventario documentó más de 280 protestas en todas las provincias de la Isla ese día. La ONG Cubalex registra más de 1000 detenidos a raíz de las manifestaciones pacíficas.