Familia de Andy García denuncia no tener comunicación con el preso político

La familia de Andy García, sentenciado a 4 años por su participación en las protestas de julio de 2021, denunció no tener comunicación con el prisionero político desde agosto
Preso político Andy García y su familia
 

Reproduce este artículo

La familia de Andy Dunier García Lorenzo, sentenciado a cuatro años por su participación en las protestas de julio de 2021 en Cuba, denunció este lunes no tener comunicación con el prisionero político desde la visita que le hicieran a finales de agosto.

“Muchas personas me han estado preguntando por mi hermano Andy. Realmente no sabemos nada de él desde la última visita hace varias semanas atrás. Ahora mismo se encuentra incomunicado, tratan de eliminar toda comunicación con él para evitar que denunciemos y expongamos las violaciones de derechos humanos cometidas con él”, afirmó Roxana García en sus redes sociales.

La joven, residente en la ciudad de Santa Clara, teme por el estado del prisionero, pues cree que “ahora mismo pudiera encontrarse mal de salud, golpeado, trasladado de prisión, que no lo sabríamos por esta misma razón”.

Ante esta situación, Roxana García advirtió a las autoridades que tengan “cuidado con tocar algún miembro de mi familia. El concepto de familia yo lo conozco y lucharé por los míos, aunque ustedes Seguridad del Estado no tengan ni idea de lo que es eso”.

Los familiares de Andy García crearon la iniciativa “Red Humanitaria de Ayuda a los valientes del 11J”, con la cual recogen donaciones para llevar alimentos y medicinas a reclusos de la isla.

Entre las personalidades que se han solidarizado con el prisionero político y su familia está Marco Rubio, senador de los Estados Unidos, quien denunció este martes que “Andy García Lorenzo sigue siendo víctima del trato inhumano de la dictadura criminal de Castro y Díaz-Canel mientras permanece arbitrariamente detenido en la isla. El único crimen de García Lorenzo fue tener la valentía de protestar en contra de un sistema fallido el 11J”, sentenció.

Además, una petición lanzada recientemente en la plataforma Change.org por el jurista y activista cubano Fernando Almeyda, reclama a instituciones internacionales “Solidaridad con la Red Humanitaria de Ayuda a los Valientes del 11J de Cuba”.

En el documento, firmado hasta la fecha por casi 400 personas, se solicita a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos; a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; y a la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, “actuar responsable y diligentemente en pos de la protección de la Red Humanitaria de Apoyo a los Valientes del 11J, la familia de Andy Dunier García Lorenzo, y en general de todas las víctimas de las violaciones de Derechos Humanos en Cuba”.

Según Fernando Almeyda, colaborador de la ONG Prisioners Defenders, Ayuda a los valientes del 11J “ha logrado gestionar, por medio de donaciones provenientes de personas naturales de la sociedad civil cubana, la suma de 1 647 804 pesos cubanos en 8 meses, los cuales se han destinado a la compra de alimentos e insumos médicos. Más del 10% de los más de 1000 presos políticos cubanos han recibido alguna vez ayuda del proyecto y más de 110 familias se han visto beneficiadas”.

Jonatan López Alonzo, pareja de Roxana García, y su padre Pedro López, han recibido amenazas de las autoridades por su labor en la organización de Ayuda a los valientes del 11J, según denuncia la familia.

También en la petición  de Almeyda se explica que, “luego de constantes detenciones y acciones represivas”, la Seguridad del Estado abrió procesos contra Jonatan y Pedro López, “por supuestos delitos de Desobediencia y Desacato respectivamente; a Roxana García se le trata de expulsar de su residencia; mientras que a Andy García pese a su delicado estado de salud, se le revocó del campamento de Trabajo Correccional con Internamiento de vuelta a un Centro Penitenciario por motivos políticos”.