Canadá exige respeto a la libertad de manifestación en Cuba

Mientras ciudadanos de la isla se organizaban para marchar por el cambio, gobiernos de Occidente, artistas y personalidades públicas condenaron la represión del régimen cubano.
Cuba-Manifestacion.jpg
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá defendió el derecho a la libertad de manifestación y reunión de los cubanos, tras jornadas de acoso contra ciudadanos que intentaban salir a las calles pacíficamente.

“Canadá aboga firmemente por la libertad de expresión, movimiento y reunión pacífica libre de intimidación en todo el mundo, incluso en Cuba. Los cubanos tienen el derecho a expresarse y sus voces deben ser escuchadas. Apoyamos al pueblo cubano”, declaró la entidad a través de su cuenta oficial en Twitter.

Mientras ciudadanos de la isla se organizaban para marchar por el cambio, gobiernos de Occidente, artistas y personalidades públicas condenaron la represión del régimen cubano contra ellos.

La presidenta del Parlamento Europeo (PE), Dita Charanzová; la cantante Gloria Estefan y el cantautor Pablo Milanés se encuentran entre los que manifestaron su apoyo a los miembros del grupo Archipiélago, que convocó a la llamada Marcha Cívica por el Cambio.

El lunes 15 de noviembre, fecha señalada para la marcha, miembros del Parlamento británico exigieron respeto al derecho de manifestación y el gobierno de Francia expresó preocupación por la respuesta del régimen a la convocatoria de Archipiélago.

Desde el fin de semana fuerzas de la Policía y la Seguridad del Estado cercaron las casas de los activistas relacionados con la Marcha, entre ellos su principal promotor, el dramaturgo Yunior García, quien se exilió en España.

Las autoridades vinculan a los promotores de la marcha pacífica opositora con “cabecillas contrarrevolucionarios” de instituciones y congresistas del vecino país que buscan un “cambio de régimen” y una “intervención militar”.

La organización de asesoramiento legal Cubalex reporta decenas de arrestos en vísperas de la manifestación, que había sido adelantada para el 15 de noviembre luego de que el régimen declarara el 20, primera fecha seleccionada, día de la defensa y anunciara la movilización de fuerzas militares.