Régimen detiene y multa a activistas por los derechos humanos

Ocho activistas del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR) fueron arrestados durante más de tres horas por autoridades del régimen en La Habana.
Régimen detiene y multa a activistas del MONR
 

Reproduce este artículo

Ocho activistas del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR) fueron arrestados durante más de tres horas por autoridades del régimen en La Habana, ayer 13 de agosto.

El coordinador José Luis Silva comunicó a CubaNet que los disidentes Marle Alonso, Lázaro Alonso, Prudencio Parada, Yasser Iznaga y Yariuska Rojas fueron detenidos en la calle y más tarde llevados en patrullas policiales hacia una estación policial en Playa.

Allí fueron multados por el valor de dos mil pesos cada uno, aunque indicaron que no pagaran el valor de la sanción pues su aplicación es totalmente arbitraria, como casi todas las penas aplicadas por el castrismo a quienes disienten.

Los demás arrestados fueron Anyell Valdés Cruz, José David Hernández Ferrer y Augusto Guerra Márquez. Los tres opositores sufrieron la detención en las cercanías de la vivienda de Silva, cuando regresaban de visitarlo. 

Los agentes los trasladaron a la unidad de Santiago de las Vegas y allí les pusieron multas de 150 y dos mil pesos a cada uno.

Represión contra integrantes del MONR

En mayo del 2021 varios miembros del MONR fueron reprimidos por interesarse por la salud del artivista Luis Manuel Otero Alcántara, quien fuera secuestrado por la dictadura y retenido en el hospital Calizto García.

Uno de los reprimidos fue el activista cubano Adrián Coroneaux Stevens quien estaba siendo procesado bajo el supuesto delito de "atentado", solo por intentar visitar a Otero Alcántara.

Según confirmó la ONG Cubalex, el opositor, padre de cinco hijos, se encuentra en huelga de hambre desde prisión.

"Otros activistas fueron detenidos en el hospital; pero solo él continúa detenido. Adrián es negro", concluyó la organización.

Coroneaux Stevens fue arrestado el 4 de mayo, cuando se acercó al Hospital Calixto García para indagar sobre la vida del coordinador del Movimiento San Isidro (MSI).

Desde el secuestro de Otero Alcántara en la madrugada del 2 de mayo, las inmediaciones de la institución médica fueron sitiadas por las fuerzas del régimen.

Varios reportes afirmaron que existían en las afueras patrullas policiales, carros, motos y agentes vestidos de civil para impedir cualquier acercamiento a los interesados en el artista.

El 3 de mayo también fueron detenidos los activistas Mario Alberto Hernández Leyva, Ohauris Rondón Rivero y José Díaz Silva cuando intentaban ver a Otero Alcántara.

Tras ser liberado, Díaz Silva, presidente del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR) denunció en redes sociales la represión que sufrieron.

Los opositores fueron detenidos aproximadamente a las 10 a.m de ese día, en el Cuerpo de Guardia del centro médico, que está rodeado por un fuerte despliegue militar.

A él y a Hernández Leyva los llevaron a las afueras de la PNR de Zapata y C, en el municipio Vedado, y permanecieron una hora bajo el sol dentro del vehículo. Posteriormente fueron interrogados y pasadas las 3 p.m los devolvieron a sus viviendas. Por su parte, a Rondón Rivero lo dejaron abandonado en Boyeros.