Preso político Maikel Herrera depuso huelga de hambre, ante promesas del régimen

El preso político cubano Maikel Herrera Bones depuso su huelga de hambre, ante la promesa de autoridades del régimen de revisar jurídicamente su caso, y brindarle mejor atención médica
Prisionero político Maikel Herrera Bones
 

Reproduce este artículo

El preso político cubano Maikel Herrera Bones depuso su huelga de hambre, ante la promesa de autoridades del régimen de revisar jurídicamente su caso, y brindarle mejor atención médica.  

En una “actualización sobre el caso” de Herrera Bones, publicada en redes sociales este viernes, el doctor Ramón Martínez expresó que “a partir de las llamadas telefónicas que pudo hacer Maikel la semana pasada desde la prisión de Güines, provincia Mayabeque en Cuba, donde se encuentra recluido, y sabiendo que pudo comunicar que entraría en huelga de hambre, reclamado mejor atención médica y su excarcelación, hemos pasado, muchos de los que lo queremos, días de bastante angustia”.

Martínez, exiliado en Estados Unidos, aseguró que este jueves en la tarde “Dios me recompensó porque me llamaron desde la isla para decirme, que Maikel había podido hacer una llamada y que efectivamente estuvo un par de días en inanición, pero que se le presentaron, como 'ángeles de la conmiseración' un par de oficiales de la dictadura”, para convencerlo de que depusiera la protesta.

Según esta fuente, una fiscal del régimen y “una mayor que dirige los servicios médicos”, aseguraron a Herrera Bones que “se iban a ocupar de mejor manera de su condición de salud y de su situación jurídica”.

“Mi amigo prisionero levantó su ayuno, con la esperanza de que las promesas hechas por estas señoras, sean cumplidas”, dijo Ramón Martínez, quien afirmó además que “no dejaré de estar pendiente, no dejaré de ayudar, no dejaré caer mi certidumbre, de que más temprano que tarde este hombre del futuro de mi país, regrese a ese otro entorno opresivo en el que vive, pero por lo menos, sin barrotes de metal”.

Zaqueo Báez Guerrero, coordinador en La Habana de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), grupo opositor al que pertenece el preso político promotor de la iniciativa Cuba Decide, confirmó que Herrera Bones comunicó a la madre de sus hijos que “se encuentra muy débil”, pero que “decidió deponer la huelga de hambre que protagonizaba desde el día 13 del presente mes”.

Maikel Herrera Bones, encarcelado en la prisión de Güines, se declaró en huelga de hambre para exigir atención médica apropiada contra la enfermedad que padece, VIH.

En ese momento Herrera contó que los médicos del penal le han recetado más de 10 tipos de antibióticos por los forúnculos que tiene en diferentes partes del cuerpo, pero sin éxito. Aseguró que el continuo suministro de estos medicamentos ha debilitado más su sistema inmunológico.

Herrera Bones fue detenido el 16 de abril en su hogar, luego de manifestarse contra el régimen. Se le acusa de “Atentado” y podría ser condenado a una sentencia de 3 a 8 años de cárcel. En abril, cuando Herrera Bone fue trasladado hacia la prisión, tenía un cuadro clínico preocupante.

Presentaba un déficit de glicoproteínas y mantenía sus células CD4 en niveles muy bajos. En ese momento, había concluido una huelga de hambre que sostuvo por 14 días.