Guardia costera de EEUU busca información sobre balseros cubanos perdidos
La Guardia Costera de Estados Unidos busca información sobre un grupo de ocho balseros cubanos perdidos en alta mar, entre ellos dos niños, quienes partieron de Caibarién el sábado 15 de agosto
Guardacostas estadounidense
 

La Guardia Costera de Estados Unidos busca información sobre un grupo de ocho balseros cubanos perdidos en alta mar, entre ellos dos niños, quienes partieron de Caibarién, en la central provincia cubana de Villa Clara, el sábado 15 de agosto con rumbo al sur de la Florida.

Desde su cuenta oficial de Twitter para las alertas marítimas de última hora desde Carolina del Sur hasta los Cayos de Florida y el Caribe, la entidad pidió que cualquiera que posea información sobre los balseros o la embarcación en la que iban la comunique al centro de comando del séptimo distrito, lo cual pueden hacerse a través del teléfono 305-415-6800.

Pese al fin de la política “pies secos, pies mojados” a inicios de 2017, que garantizaba un estatus legal y eventualmente la residencia a aquellos cubanos que lograran pisar suelo estadounidense, aún muchos cubanos siguen lanzándose al mar o a la aventura por las fronteras de varios países del continente americano para alcanzar Estados Unidos y solicitar asilo político.

En el año fiscal 2019, la Guardia Costera contabilizó unos 454 balseros cubanos que intentaron llegar ilegalmente por mar a territorio estadounidense.

Si bien se pensó que el fin de la referida política acabaría con las arriesgadas travesías marítimas en embarcaciones muchas veces precarias, puesto que no se vislumbraba a qué podían acogerse los balseros que ingresaran de manera ilegal a Estados Unidos, abogados de inmigración han detallado que éstos pueden solicitar también asilo político, siempre y cuando no sean detectados y no se entreguen.

Aquellos a los que les sea concedido el asilo podrán permanecer legalmente en la nación norteña, mientras que a los que les sea negado es posible que sean devueltos a la isla.

Ahora que ya no existe la política de “pies secos, pies mojados”, cualquier cubano que entre ilegalmente a Estados Unidos tendrá un camino difícil para la legalización, declaró a medios locales el abogado de inmigración Willy Allen, a inicios de este año. 

Sin embargo, agregó, con independencia de que la vía de acceso sea marítima o terrestre, cualquier inmigrante puede lograr su regularización con perseverancia y asesoramiento legal, y el asilo es una de las figuras disponibles, para aquellos casos en los que las autoridades determinen que aplica.