Naciones Unidas tras 15N: los detenidos por ejercer sus derechos tienen que ser liberados

Elizabeth Throssell, portavoz de la Alta Comisionada de la ONU para DDHH dijo que se preocupan "cuando la gente es detenida por ejercer su derecho a la reunión y protesta pacífica"
 

Reproduce este artículo

Elizabeth Throssell, portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), dijo este martes tras la represión en Cuba para frenar la marcha del 15 de noviembre, que “los que fueron detenidos por haber ejercido sus derechos tienen que ser liberados de forma inmediata”.

La funcionaria de la oficina de Michelle Bachelet reconoció en una rueda de prensa que “efectivamente ha habido protestas, más o menos organizadas según la información que hemos podido recopilar”.

Throssell respondía a Gabriela Sotomayor, periodista mexicana acreditada ante la sede de la ONU en Ginebra, Suiza, quien preguntó sobre la posición del organismo de derechos humanos ante las detenciones de activistas, mítines de odio y otras acciones represivas emprendidas por el gobierno cubano para impedir la Marcha Cívica por el Cambio, convocada por la plataforma ciudadana Archipiélago.

Sobre los derechos a la libertad de expresión y opinión, y a la libertad de asociación y reunión pacífica, Throssell dijo que “son absolutamente fundamentales; son fundamentos de la sociedad (…) Y estamos preocupados cuando la gente es detenida por ejercer su derecho a reunión pacífica, protesta pacífica”.

La funcionaria añadió que “los que fueron detenidos por haber ejercido sus derechos tienen que ser liberados de forma inmediata, el debido proceso garantizado, incluyendo acceso a un abogado, habeas corpus; y contacto con la familia tienen que ser garantizados en todos los casos, para prevenir violaciones de derechos humanos”.

“Los estados tienen la obligación de crear y garantizar contextos propicios a la protección de los derechos humanos”, concluyó Elizabeth Throssell.

El 10 de noviembre la ACNUDH prometió que vigilaría “de manera remota” la situación en Cuba el 15N, declaró a Radio Martí Marta Hurtado, portavoz de la alta comisionada Michelle Bachelet.

Según la funcionaria, su oficina no tenía autorización de participar como observador internacional en proyectada manifestación, como había pedido el grupo Archipiélago. La institución “continuará dando seguimiento” a la situación “en el país a través del monitoreo remoto, de acuerdo con su mandato en virtud de la Resolución 48/141 de la Asamblea General de las Naciones Unidas”, dijo Hurtado entonces.

La Marcha Cívica por el Cambio reclamaría la liberación de cientos de detenidos tras las protestas antigubernamentales del 11 y 12 de julio. La manifestación pacífica del 15N fue impedida por detenciones arbitrarias de la policía política, mítines de odio organizados por el Estado y desapariciones forzosas de activistas disidentes, en medio de una militarización de las principales ciudades del país.

El Centro de Información Legal, Cubalex, registró hasta el momento de publicar esta nota al menos 56 detenciones y desapariciones forzadas de cubanos en la isla, desde días antes del 15 de noviembre, cuando se tenía prevista realizar la Marca Cívica por el Cambio.