Acto de repudio contra la Unpacu: la miseria moral de un país convertido en horda

El acto de repudio realizado este sábado por acólitos del régimen contra los huelguistas de la Unpacu ha generado varias muestras de rechazo y condena. Para el periodista José Raúl Gallego, fue un ejemplo claro de la miseria moral de Cuba
Acólitos del régimen apedrearon la sede donde permanecen huelguistas
 

Reproduce este artículo

Para el periodista y comunicólogo cubano José Raúl Gallego, lo ocurrido la víspera en la sede de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), donde acólitos del régimen efectuaron un acto de repudio contra los activistas en huelga de hambre, es muestra de “la miseria moral de un país convertido en horda”.

“La policía no deja pasar a los vecinos a sus casas, ni a las personas que van a buscar comida o a ofrecer ayuda, pero deja entrar y aúpa a estos agresores”, condenó en Facebook Gallego, quien cursa sus estudios de doctorado en la Universidad Iberoamericana de México.

“¿Qué sentirá Israel Rojas, defensor de puentes de amor, al ver su música utilizada como banda sonora de actos de repudio contra personas con las capacidades físicas disminuidas por encontrarse en huelga de hambre? ¿Le gustará como se acoplan con la percusión el sonido de las piedras contra una casa donde hay mujeres y un niño pequeño?”, increpó al líder de la agrupación musical Buena Fe, habitual defensor del régimen en redes sociales.

Gallego acompañó su post de un video del acto de repudio realizado contra la sede de la Unpacu en Altamira, Santiago de Cuba, cercada desde hace 21 días por elementos policiales que impiden el acceso a personas necesitadas de la ayuda de la organización; un cerco que detonó en la huelga de hambre de decenas de activistas y que este domingo arriba a los 16 días.

Un acto condenable

El acto de repudio contra la sede de la Unpacu fue denunciado por Ana Belkis Ferrer García, hermana de José Daniel Ferrer, coordinador general de la organización.

“Agentes de la dictadura castrocomunista comenzaron un terrorífico acto de repudio contra los activistas en huelga de hambre”, narró la activista a través del perfil en Facebook de su hermano, al tiempo que detalló que “están apedreando fuertemente la vivienda”.

“El pequeño Daniel José está muy asustado, dando gritos… Los mantienen incomunicados para que no den a conocer tan crueles y perversos sucesos”, añadió.

Hasta el momento del condenable acto, en la sede de la Unpacu en Altamira permanecían varios activistas en huelga de hambre. Junto a otros a lo largo del país y fuera de él sumaban 44, todos en protesta contra el hostigamiento que los órganos represivos mantienen contra la organización, para impedir que realice su labor social de ayuda y apoyo a los más necesitados.

Llamado a la solidaridad

Ana Belkis Ferrer García también pidió este sábado solidaridad con los activistas en huelga de hambre.

“José Daniel Ferrer García y todos los huelguistas en la sede principal en Reparto Altamira, Santiago de Cuba, permanecen incomunicados desde muy temprano en la mañana, 20 días sitiados por fuerzas represivas castristas y 15 días en #HuelgaDeHambreContraLaRepresión. Muy debilitados”, informó desde el perfil de su hermano en Facebook.

Miembro también de la Unpacu y Dama de Blanco en el exilio, recordó en un post que hace 18 años los hermanos Castro pidieron pena de muerte para José Daniel, en juicio sumario celebrado en el Tribunal Provincial de Santiago de Cuba.

“Los días 3 y 4 de abril del año 2003 fueron llevados a farsas judiciales 75 opositores pacíficos y periodistas independientes a lo largo y ancho de toda la isla, en su mayoría gestores del Proyecto Varela y entre ellos mis dos hermanos. Un fiscal bajo las órdenes de tan perversos y criminales tiranos pidió fusilamiento para José Daniel y Jesús Mustafá Felipe.

José Daniel les respondió diciendo: ‘Yo estoy listo para morir, no sé si ustedes están preparados para matarme’”, escribió Ana Belkis.

Según comentó este domingo a ADN Cuba, varios activistas, en un número aún por confirmar dada la incomunicación con los huelguistas, han depuesto la huelga porque se ha resentido su salud. “La situación general que están atravesando es muy grave”, subrayó.