Preso político Virgilio Mantilla: incomunicado y con síntomas de COVID-19

El opositor Virgilio Mantilla Arango, condenado a 7 meses de prisión por el presunto delito de “acaparamiento”, se encuentra incomunicado en la prisión Kilo 8 y presenta síntomas de la COVID-19
Preso político Virgilio Mantilla Arango
 

Reproduce este artículo

El opositor Virgilio Mantilla Arango, condenado a 7 meses de prisión por el presunto delito de “acaparamiento”, se encuentra incomunicado en la prisión Kilo 8 y presenta síntomas de la COVID-19.

Al parecer, estuvo en la misma celda con una persona que tenía el virus, pero aún no ha recibido atención médica, denunció a Radio Televisión Martí la periodista Yadisley Rodríguez Ramírez.

Mantilla fue enviado Kilo 8 en forma de castigo luego de que le revisaran su celda en el destacamento 2 de Cerámicas Rojas y encontraran una libreta donde tenía apuntado todas las irregularidades que pasaban en la prisión.

“Él en esa libreta anotaba todo lo que condenaba, todo lo que veía que estaba mal hecho en la prisión, toda la violación que hacían”, detalló Rodríguez.

La periodista añadió que el opositor, antes de estar incomunicado, le informó que en la prisión había un gran número de reos con COVID-19, tanto que a su parecer “ya había colapsado”. Además, Mantilla le dijo que como castigo lo pusieron en la misma celda con un hombre notablemente enfermo y con síntomas de coronavirus.

“Ya él venia presentando mucho dolor de garganta, mucha tos, mucho dolor en los pulmones”, añadió la comunicadora.

Aunque no se sabe las condiciones en las que se encuentra Mantilla, ni cuándo podrá hablar por teléfono, la periodista dijo que el lunes recibió una llamada donde le dijeron que el opositor ya no está en una celda de castigo, pero que continúa incomunicado.

La activista e intelectual cubana Anamely Ramos también denunció esta semana que Mantilla está sufriendo un rápido deterioro de su salud encarcelado en Camagüey.

“Virgilio Mantilla cumple una condena injusta de siete meses (…) Es un hombre honrado. Desde hace unos días su salud se agrava”, expresó Ramos, miembro del Movimiento San Isidro.

La también profesora y curadora de arte, explicó en un post de Facebook que a través de una amiga de Mantilla supo que “la última vez que llamó [Virgilio] su voz era como un hilo y que a ella se le apretó el pecho porque pensó: se nos está yendo”.

Ramos refiere que al opositor “lo amenazan constantemente para que no llame a sus antiguos amigos”. La activista, que recientemente habló en un foro del Parlamento Europeo a favor de la liberación de los más de 130 presos políticos del régimen, dijo que Mantilla “tiene varios padecimientos, entre ellos un estafilococo desde que entró a la prisión y del que no ha sido tratado. También tiene sacrolumbalgia, hongos, y mucha tos y dolor en los pulmones”.

Mantilla Arango, líder de la Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos y exprisionero político en dos ocasiones, había sido arrestado previamente por distribuir documentos históricos a la población como el Manifiesto de Montecristi, firmado por José Martí y Máximo Gómez al inicio de la Guerra de 1895.

 

(Con información de Radio Televisión Martí)