Madre de Hamlet Lavastida: temo que se esté volviendo loco

El reconocido artista cubano Hamlet Lavastida está preso desde hace tres meses en Villa Marista, sede principal de la policía política del régimen de La Habana
Hamlet Lavastida, artista cubano y preso de conciencia
 

Reproduce este artículo

Josefa Cordoví, madre del artista y preso de conciencia cubano Hamlet Lavastida, teme “que se esté volviendo loco” en su reclusión arbitraria por órdenes de la Seguridad del Estado, en La Habana.

“La última vez que me llamó, me dijo que había pedido ayuda psicológica porque no se siente bien mentalmente. Eso me tiene preocupada, porque él tuvo problemas psiquiátricos cuando era niño y ahora no sé lo que puede estar pasando allí adentro. Tengo miedo que se esté volviendo loco en la cárcel”, dijo Cordoví en declaraciones ofrecidas a BBC Mundo.

Lavastida está preso desde hace tres meses en Villa Marista, sede principal de la policía política cubana, a donde fue llevado tras su regreso de una residencia artística en la galería Künstlerhaus Bethanien (Berlín).

“Me llamaron en la noche del 26 de junio para decirme que mi hijo estaba preso, en proceso de investigación y ya no me dijeron más nada. Yo me volví como loca, no sabía qué pasaba”, recordó la madre.

Josefa Cordoví denunció que desde entonces solo ha podido ver a Hamlet una sola vez y en pocas ocasiones ha logrado hablar con él por teléfono. Tras casi dos semanas sin saber de su hijo, conoció por el abogado que el joven había tenido coronavirus, pero la familia nunca fue notificada oficialmente por las autoridades del régimen cubano.

“Alguien se puede imaginar lo que es que se enferme una persona de algo así y que ni siquiera me lo informen a mí que soy la madre”, cuestionó la madre.

A finales de junio, el régimen informó que Hamlet Lavastida fue apresado porque había “estado incitando y convocando a la realización de acciones de desobediencia civil en la vía pública, utilizando las redes sociales y la influencia directa sobre otros elementos contrarrevolucionarios”.

La escritora Katherine Bisquet, pareja de Lavastida, dijo a BBC Mundo que las autoridades basan sus acusaciones en un chat privado donde el artista sugirió marcar billetes con las iniciales de los contestatarios Movimiento San Isidro (MSI) y el grupo 27N.

“Hamlet sugiere marcar los billetes, como un acto de performance. Pero fue una idea que se descartó y ni se discutió y que solo se hizo pública cuando la Seguridad del Estado lo publicó en los medios oficiales”, dijo Bisquet.

Amnistía Internacional declaró a Hamlet Lavastida “preso de conciencia”. Debido a la persecución del gobierno contra artistas y activistas vinculados al MSI y el 27N, también están en la cárcel desde hace meses el rapero Maykel Osorbo, el reportero de ADN Cuba Esteban Rodríguez y el artista disidente Luis Manuel Otero Alcántara, entre otros.

Javier Larrondo, presidente de la ONG de derechos humanos Prisioners Defenders, opinó que las detenciones de Lavastida y los demás, buscan amedrentar no solo a los artistas que piden cambios desde dentro del país, sino a los que viven fuera.

“Sabemos que el encarcelamiento de Hamlet se lleva a cabo para que su entorno, el Movimiento San Isidro y el movimiento 27N adquieran miedo a pensar o construir idea alguna en torno al debate y la lucha por los derechos humanos. Y mucho más aún miedo de siquiera entrar en el país”, dijo a BBC Mundo.