Lo arrestan para que no solicite visa: nueva estrategia de la Seguridad del Estado

El opositor Carlos Amel Oliva Torres, líder del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) denunció recientemente lo que parece ser una nueva estrategia de la Seguridad de Estado contra activistas y opositores que planean viajar fuera de la isla para participar en foros y hablar de la situación de los derechos humanos en Cuba.

Oliva fue detenido esta semana otra vez, por cuarta vez “en menos de 10 días”, según contó en Facebook. El joven fue arrestado en la terminal de Ómnibus Nacionales de Santiago de Cuba, mientras  intentaba viajar a la capital del país para tramitar una visa a República Dominicana.

De acurdo con su testimonio, en Dominicana asistiría al II Foro de Jóvenes Iberoamericanos. El evento se desarrollará los días 11 y 12 de octubre en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, y espera “contar con la participación de más de 100 jóvenes que trabajen por el empoderamiento de las juventudes en diversos ámbitos a nivel local, nacional y/o regional”.

Tras el arresto, Oliva fue llevado a un cuartel policial donde le decomisaron todos sus documentos, incluyendo los relativos a su solicitud de visado para República Dominicana. A Oliva también le quitaron el dinero que llevaba y su teléfono móvil, según indicó en su denuncia.

El opositor se refirió también al hecho de que las autoridades migratorias le habían comunicado recientemente que él no se encontraba “regulado” (un veto migratorio que impide a algunos cubanos salir del país por razones políticas). Oliva cuenta que no quiso hablar del asunto hasta después de salir del país “porque pensé que podría ser una maniobra de la dictadura para bajar la temperatura a este tema y luego impedirme salir de otra manera”.

 

 

Luego el activista considera que tenía razón, porque al detenerlo y decomisarle sus documentos le impiden viajar de facto, aunque no haya regulación migratoria que le prohíba salir del país.  

Oliva dijo que desde hace casi tres años “el régimen cubano me impone la condición de salir definitivo de mi país para quitarme la restricción de viaje”, y reiteró que seguirá “en pie ante la injusticia y la represión. Sin odio, pero de pie”.

Este miércoles se supo también que Alexander Otero, opositor y activista de UNPACU que reside en Miami, fue golpeado, robado y devuelto en un vuelo hacia Estados Unidos, porque las autoridades migratorias de la Isla le impidieron entrar cuando llegó al Aeropuerto de Holguín, según informó el líder de la organización, José Daniel Ferrer.

Otero “venía al funeral de su madre”, pero en el aeropuerto de Holguín, “le golpearon, robaron y le montaron de vuelta al avión violentamente”.

Mire, eso fue lo que me hicieron a mí”—dice el activista, dentro del avión, mientras indica la zona de su cara donde al parecer fue golpeado— “Aquí en Cuba, aquí en Holguín, estos tiranos, estos esbirros, miren lo que me hicieron…, me golpearon por las costillas, me dieron golpes”, dice en un video en el que también asegura, en un momento de coraje, que regresaría Cuba: "En una lancha, mañana salgo en una lancha...", dijo.