Ferrer protesta en prisión y se le unen varios reclusos

"Protagonizó fuerte protesta, se sumaron varios reclusos desde los respectivos destacamentos y temen haya sido brutalmente golpeado", indicó la familia este 26 de enero
"Protagonizó fuerte protesta, se sumaron varios reclusos desde los respectivos destacamentos y temen haya sido brutalmente golpeado", indicó la familia este 26 de enero
 

Reproduce este artículo

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, protagonizó una fuerte protesta en la prisión Mar Verde, donde se encuentra recluido hace meses, y se le unieron otros presos, confirmó en redes sociales su hermana Ana Belkis Ferrer.

Según comunicó su esposa, la doctora Neva Ismarays Ortega, hubo un gran despliegue militar en la cárcel.

"Protagonizó fuerte protesta, se sumaron varios reclusos desde los respectivos destacamentos y temen haya sido brutalmente golpeado", indicó la familia este 26 de enero.

Ferrer fue detenido cerca de su vivienda en Santiago de Cuba el pasado 11 de julio de 2021, cuando se dirigía junto a su hijo al Parque Céspedes, para unirse a las manifestaciones populares de ese día.

En los más de seis meses de prisión solo ha podido recibir dos visitas: la de su hijo José Daniel Ferrer Cantillo el pasado 8 de octubre; y la de sus otros familiares el 3 de diciembre.

El pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, el coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer llamó a su familia desde la prisión Mar Verde, pero la conversación fue interrumpida antes de los 5 minutos y este gritó 'Abajo Raúl, abajo Canel" como protesta.

"Un abrazo para toda la familia y para todos mis hermanos de lucha y como es lógico, preocupado por lo que pueda estar pasando con mi hijo José Daniel Ferrer Cantillo", inicia la llamada de Ferrer, difundida por Unpacu.

"Quieren seguir violando los derechos humanos en pleno siglo XXI. Los cubanos dignos debemos seguir sacrificándonos y dar todo nuestro esfuerzo y la vida si es necesario por el fin de la opresión y la miseria", señaló.

Sobre su estado de salud agregó que continuaba con dolores de cabeza y un zumbido.

Cuando la llamada telefónica apenas llegaba a sus tres minutos, al parecer los oficiales de la prisión la interrumpieron y lo último que expresó Ferrer fue "Abajo Raúl y abajo Canel".