Ferrer envía carta desde prisión: "Nunca me rendiré ni los defraudaré"

Entregan a la familia del líder de Unpacu, José Daniel Ferrer, una carta con fecha del 24 de agosto, firmada supuestamente por él
Entregan a la familia del líder de Unpacu, José Daniel Ferrer, una carta con fecha del 24 de agosto, firmada supuestamente por él
 

Reproduce este artículo

La activista Nelva Ismarays Ortega y su hijastro, José Daniel Ferrer Cantillo recibieron este 30 de agosto una carta firmada supuestamente por el coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer García, donde alega que está en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, en una celda de aislamiento.

Ferrer envió un mensaje al pueblo: "Nunca me rendiré ni los defraudaré. Estoy en las manos de dios y del régimen".

Según denunció Ortega en redes sociales, la misiva se la entregó el jefe de la prisión Mar Verde, quien no se identificó.

Ferrer explica que estuvo del 11 de julio al 12 de agosto en el Centro de Operaciones, Investigaciones e Instrucción Penal de Santiago de Cuba y fue trasladado a la mencionada prisión.

El escrito indica que desde el 12 de agosto permanece confinado en celda de aislamiento semidesnudoporque las autoridades le niegan ropa que no sea la de preso común, pues los presos de conciencia se niegan a usarla. 

Al menos en dos ocasiones el régimen le habría querido poner el uniforme de reo común forzosamente.

"Narra que el hambre y la pésima calidad de los alimentos le producen a menudo acidez y dolor estomacal, pues padece dolencias crónicas de úlcera y gastritis por las largas estancias en prisión anteriores", contó Ortega en su Facebook.

Ortega, esposa de Ferrer, recibió este lunes información de una posible huelga de hambre iniciada por el líder opositor el pasado 28 de agosto.

"De ser cierto se mantiene corriendo grave peligro su vida y más en manos de la dictadura, pues incontables las veces les ha demostrado que no les tiene miedo ni a sus amenazas, golpizas, prisión pues hace mucho tiempo se entregó en cuerpo y alma a la lucha por la libertad de Cuba", añadió.

Ortega continúa exigiendo fe de vida de Ferrer, pues desde el pasado 11 de julio no ha tenido visitas familiares ni llamadas telefónicas.

Ferrer fue detenido cerca de su vivienda en Santiago de Cuba el pasado 11 de julio, cuando se dirigía junto a su hijo al Parque Céspedes, para unirse a las manifestaciones populares de ese día.

La Unpacu difundió un video que muestra a Ferrer y a su hijo menor de edad saliendo a las calles a unirse a las protestas pacíficas. Fueron arrestados a pocas cuadras de su casa.

El 16 de agosto lo condenaron a cuatro años y 14 días en prisión, ya que las autoridades judiciales revocaron la sanción de 'limitación de la libertad' (sin internamiento) que tenía desde 2020.

Según informó en redes sociales, su hermana, Ana Belkis Ferrer, le entregaron a su esposa, la doctora Nelva Ismarays Ortega, el auto de revocación de esta sanción, y en su lugar, debe pasar cuatro años y 14 días preso.

Las autoridades mantienen la acusación en su contra por supuesto 'desorden público', tras ser detenido el pasado 11 de julio.