Familia Miranda Leyva abandona huelga de hambre

Según contó a ADN Cuba, Ana Iris Miranda, esta medianoche se movieron a otro municipio, a "casa de una hermana de lucha
Familia Miranda Leyva abandona huelga de hambre
 

Reproduce este artículo

La familia opositora Leyva Miranda abandonó este martes la huelga de hambre que habían iniciado el fin de semana, ya que se trasladaron a otro municipio de Holguín acogidos, aunque no dieron detalles.

Este sábado 26 de septiembre, los activistas y ex prisioneros políticos se quedaron prácticamente sin hogar, luego de que miembros de la brigada de respuesta rápida que les asedia y hostiga lanzaron piedras a su casa y rompieron la puerta y ventanas bajo amenazas y ofensas.

“Van a matarnos”, se escucha decir en distintos momentos a Fidel Manuel Batista Leyva en un video que grabó ese día, entre el llanto, la impotencia y las consignas contra el régimen proferidas a modo de defensa por sus hermanas y él mismo.

Ante la fuerza de los golpes en puerta y ventanas, y los gritos, amenazas y ofensas que provenían del exterior de la casa, la familia subió a los niños al techo para que se escondieran y estuvieran a salvo si los defensores del gobierno, con la venia de una patrulla policial que los dejó hacer y deshacer, lograban irrumpir en el hogar.

De acuerdo con los relatos de la familia y otros activistas que circulan en Facebook, luego de que la familia completa y su amiga María Casado Ureña se subieran al techo de una vecina mientras los represores ingerían bebidas alcohólicas armados con hierros y machetes, estos “entraron a la vivienda, rompieron objetos y prendieron fuego a la cocina”.

Por lo anterior, la familia se trasladó este domingo a la diócesis de Holguín para pedir protección al monseñor Emilio Aranguren.

Según contó a ADN Cuba, Ana Iris Miranda, esta medianoche se movieron a otro municipio, a "casa de una hermana de lucha".

Sin embargo, la mujer denunció que "seguimos sin casa, sin familia y en grave peligro de muerte".

Ante consultas de este medio sobre un posible retorno a su hogar, respondió: "Queremos. Pero no es posible sin encarcelar a los que quieren matarnos".