Exiliados cubanos reclaman liberación de más presos políticos en Cuba

El Centro por una Cuba Libre dio la bienvenida a la puesta en libertad este martes del opositor cubano Silverio Portal, aunque manifestó preocupación “por su estado de salud luego de años de maltrato” y reclamó especialmente que sean liberados más presos políticos
Prisión del Combinado del Este, Cuba. Foto: Reuters
 

Reproduce este artículo

El Centro por una Cuba Libre dio la bienvenida a la puesta en libertad este martes del opositor cubano Silverio Portal, aunque manifestó preocupación “por su estado de salud luego de años de maltrato” y reclamó especialmente que sean liberados otros cinco presos políticos más.

“Recordemos que [Silverio Portal] nunca debería haber sido arrestado en primer lugar”, dijo John Suárez, director ejecutivo del Centro por una Cuba Libre, en un comunicado.

Portal, que lideró varias protestas públicas exigiendo una vivienda digna para todos los cubanos, fue detenido en 2016 y dos años después condenado a cuatro años de prisión por “desorden público” y “desacato”, señaló la organización de exiliados cubanos.

Según la esposa de Silverio, Lucinda González, a la que Portal comunicó este martes que había sido excarcelado, antes de su detención había hecho campaña para que se tomaran medidas para evitar el derrumbe de edificios en ruinas en La Habana.

Reconocido como preso de conciencia por Amnistía Internacional en 2019, Portal fue golpeado por funcionarios de la prisión a mediados de mayo de 2020 y perdió la vista de un ojo, dijo el Centro para una Cuba Libre.

El Centro para una Cuba Libre indicó también que está “preocupado” por los presos políticos Luis Manuel Otero Alcántara, Yandier García Labrada, Josiel Guía Piloto, Keilylli de la Mora Valle y Edilberto Ronal Arzuaga, y exige su liberación.

“Hay muchos más presos políticos en Cuba, pero estos son casos que vemos con gran preocupación”, subrayó Suárez.

Otero Alcántara, retenido en un hospital por la Seguridad del Estado, luego de varios días de protesta pacífica y huelga de hambre, fue liberado este martes en la tarde.

Otero Alcántara es uno de los líderes del Movimiento San Isidro, que se opone al Decreto 349, “una ley distópica que censura a los artistas”, dijo la organización de exiliados.

Desde que la Policía allanó su casa, donde realizaba una huelga de hambre junto a otros miembros del movimiento, fue secuestrado y no se supo oficialmente de su paradero, aunque otros activistas del Movimiento San Isidro averiguaron que se encontraba “detenido en contra de su voluntad y sin posibilidad de acceso a un teléfono en el Hospital Manuel Fajardo de La Habana”.

Yandier García Labrada, miembro del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), está recluido desde comienzos de octubre en el penal “El Típico” de la provincia de Las Tunas.

“En prisión, la salud del señor García ha empeorado considerablemente, en parte debido a una grave agresión física por la que no ha recibido atención médica”, señala el centro.

Josiel Guía Piloto, presidente del Partido Republicano de Cuba, cumple una condena de cinco años por haber criticado a Fidel Castro el 1 de diciembre de 2016 y en 2018 “sufrió un colapso pulmonar luego de ser golpeado por los guardias de la prisión”.

Edilberto Ronal Arzuaga Alcalá, activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), está encarcelado desde diciembre de 2018, al parecer por no pagar las multas relacionadas con la distribución de carteles políticos.

Keilylli de la Mora Valle, miembro también de Unpacu, se describe a sí misma como “una cubana libre e independiente, 100 % anticastrista” y cumple una condena de 18 meses de prisión.

De la Mora Valle, que registró las condiciones en la prisión con una cámara oculta, ha realizado dos huelgas de hambre estando presa.

El 2 de julio se conoció que los funcionarios de la prisión habían denunciado que había intentado suicidarse y fue trasladada a un hospital psiquiátrico de Cienfuegos.

“Las condiciones carcelarias son tan difíciles para esta joven que el Diario de Cuba informó el 3 de noviembre de 2020 que Keilylli había intentado nuevamente quitarse la vida y había sido devuelta al hospital psiquiátrico”, señala el Centro por una Cuba Libre.