Exclusiva: Así abusa psicológicamente la Seguridad del Estado de Claudia Genlui
Una conversación entre la joven Claudia Genlui Hidalgo, y un agente de la Seguridad del Estado identificado como “Jaime”, demuestra el tipo de presiones psicológicas que el aparato represor cubano utiliza contra los activistas de la sociedad civil, especialmente a las mujeres
Claudia Genlui Hidalgo. /Foto: Facebook
 

 

Una conversación entre la joven Claudia Genlui Hidalgo, y un agente de la Seguridad del Estado identificado como “Jaime”, demuestra el tipo de presiones psicológicas que el aparato represor cubano utiliza contra los activistas de la sociedad civil, especialmente a las mujeres.

Genlui es activista del Movimiento San Isidro y pareja del líder de ese grupo de artistas Luis Manuel Otero Alcántara, quien fue detenido el pasado jueves y desde entonces estuvo en paradero desconocido hasta su liberación en la tarde de este lunes.

El audio obtenido por la redacción de ADN CUBA, revela la conversación entre Genlui y uno de los agentes de la Seguridad que los “atiende”, tras las denuncias de que la detención de Otero Alcántara había sido violenta.

Vecinos del barrio que presenciaron la detención de Luisma nos comentaron que fue muy violenta. Que cuatro o cinco policías lo iban golpeando”, había escrito en Twitter el Movimiento San Isidro.

Yo hablé con él y él no podía hacer nada en la calle, y lo hizo”, se escucha decir al agente de la seguridad, que además le propone a Genlui “llamarte, citarnos y conversar un rato”. El hombre trata de generar un ambiente de complicidad con la joven, la llama “corazón”, y la anima a influir sobre el resto de los artistas.

“(…) porque tú puedes influir arriba de los otros muchachos”, dice. 

Miembros del Movimiento San Isidro, que han estado bajo asedio permanente desde la fundación del grupo que surgió para oponerse al Decreto Ley 349, presentaron en la mañana un recurso de Habeas Corpus. Amaury Pacheco y su esposa Iris Ruiz fueron detenidos el mismo día que Alcántara, pero fueron liberados pocas horas después.

Según la ley cubana después de 3 días se debe reportar una detención y en la nueva Constitución se habla del habeas corpus. Ya han pasado más de 3 días desde que detuvieron injustificadamente y que no se sabe el paradero de Luis Manuel Otero Alcántara a eso técnicamente se le llama desaparición ¿Dónde está Luis Manuel Otero Alcántara?”, escribió la reconocida artista y activista Tania Bruguera.

 

 

El agente que se escucha en el audio asegura que Otero Alcántara se encuentra en buen estado de salud, y que “no tiene ni un arañazo”. También advierte a Claudia que el grupo no podía hacer nada en las calles, y que Luis Manuel fue detenido por violar esa especie de “toque de queda” selectivo y arbitrario.

 

El interlocutor de la activista le aconsejó que no se “deje manipular”, sobre todo por el activista y miembro del grupo Michel Matos.

Michel está un poco agresivo en las redes, está diciendo cosas que no son”, argumenta el hombre, que además dejó entender que las actividades del grupo serían toleradas dentro de la casa, pero no en público, porque “la situación está un poco también… no vamos a decir caliente, no hay un caos, pero estamos en una situación coyuntural…”.

(…) si se van a reunir o algo, es tranquilidad, conversen”, agrega el agente. También dice que en las redes ustedes pueden poner lo que quieran: “eso mismo que han puesto, que liberen a Luis Manuel, eso está más que obvio que ustedes lo pueden hacer”…

Luego reitera la advertencia de que en “estos días, mucha tranquilidad, sobre todo los muchachos, y sobre todo Michel que se me altera de vez en cuando”.

 

El agente “Jaime” acusó a Michel Matos de mentir cuando dijo que tenía “dos ratas” en una celda donde fue arrestado. “Creo que eran dos hombres metidos en la celda”, dijo Jaime.

Michel Matos fue detenido y liberado tras pasar 24 horas en una celda el pasado mes de agosto: “Me pusieron en un lugar sin litera, sin cama ni nada y con ratas que salían del hueco de lo que debería ser baño”, había dicho el activista a ADN CUBA a propósito de su arresto.

De acuerdo con especialistas, toda “acción u omisión destinada a degradar o controlar las acciones y comportamientos de otras personas, por medio de intimidación, manipulación, amenaza, directa o indirecta, humillación, aislamiento o cualquier otra conducta”, puede ser definida como violencia contra las mujeres, y provocar daño psicológico.