Escritor cubano Marcial Gala critica arbitrariedades contra preso político Silverio Portal
El prestigioso escritor Marcial Gala criticó el encarcelamiento del prisionero de conciencia Silverio Portal. “Dijo una verdad grande como un templo: La Habana se está cayendo (…) pero es fácil ser cruel cuando no da rédito político ser tolerante”, subrayó el narrador reconocido con importantes premios en Cuba y el extranjero
Collage con imagen del escritor cubano Marcial Gala y el preso político Silverio Portal.
 

El escritor Marcial Gala se sumó a las voces de los activistas e intelectuales cubanos que condenan el encarcelamiento del preso de conciencia Silverio Portal Contreras. El narrador, poeta y ensayista se pronunció sobre lo que considera una injusticia, porque en la isla antillana “es fácil ser cruel cuando no da rédito político ser tolerante”.

En su perfil de Facebook, Gala compartió una imagen del encarcelado y opinó sobre su caso: “Este es Silverio Portal, condenado a cuatro años de cárcel por 'desacato', ese delito tipificado en Cuba que de tan general sirve lo mismo para referirse a alguien que se quitó el tapabocas o a otro que dijo una verdad grande como un templo. 'La Habana se está cayendo a pedazos' esa es la verdad de Silverio que tiene 72 años y según las propias autoridades carcelarias cubanas se está quedando ciego porque padece isquemias transitorias…”

Criticó que el gobierno no sea benevolente con al preso de conciencia, aunque está enfermo, y “no le reducen la condena, ni le dan prisión domiciliaria, sigue en la ergástula, no se sabe hasta cuándo”.

Marcial Gala es miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), y ha merecido el Premio Alejo Carpentier de Novela (2012), el más importante que se entrega en Cuba por una obra de ficción, y el Premio Nacional de la Crítica Literaria.

El intelectual cubano agregó que la esposa de Silverio “clama desde afuera, aún no han logrado convencerla de que calle, que muestre su apoyo a eso que aún llaman 'revolución' y que supuestamente se hizo para los humildes”.

“¿Quién más humilde que este hombre negro, que sobrevivía a duras penas haciendo artesanías con la basura que otros dejaban tirada?”, cuestionó el prestigioso escritor.

 


Silverio Portal Contreras enfrenta más de cuatro años en “privación de libertad” simplemente porque no aceptó el estado de las cosas. “Porque dijo lo que otros, por miedo o por contubernio, no han querido decir. Porque defendió a sus semejantes (…) [y] protestó ante la incapacidad del gobierno cubano para arreglar edificios en ruinas”, ha escrito en ADN Cuba otro intelectual, el escritor Ramón Fenández-Larrea.

Por otra parte, Marcial Gala también se ha referido en redes sociales a procederes arbitrarios de la policía cubana, sobre todo con la población afrodescendiente. El autor de los títulos La catedral de los negros, Monasterio y Necrofilias, por sólo citar algunos, expresó en Facebook:

“Sé lo que es un policía, los he visto allá en Cuba, personas que realizan un trabajo que por lo general nadie quiere hacer, se me han acercado con el uniforme desaliñado y el cráneo recalentado bajo la resolana de agosto y me han preguntado: '¿ciudadano carnet de identidad?' y he mirado al tipo calmoso que camina delante de mí, sin atreverme a decirle al poli '¿y por qué no le piden también al que va delante o es que es invisible?', y luego sin una palabra he extendido el documento y el hombre 'me ha tirado por la planta', expresión que quiere decir que se ha pegado el micrófono a la boca y ha dicho 'individuo de la raza negra con número de identidad tal etc.', luego se ha sentado en el asiento delantero del auto policial, dejando la puerta abierta y me ha mirado altanero, mientras a mí, la ansiedad de que se equivoquen en la misteriosa planta y le digan que me arresten, me pone los nervios de punta”.  

Eso es un poli en su variante cubana, la que más conozco. Esos polis cubanos dan deseo de salir corriendo nada más verlos, se demoran en devolverte el documento y luego te preguntan '¿qué haces aquí? y el 'aquí' del poli parece ser toda Cuba, es más todo el mundo y tal vez la Galaxia, el Universo. Ese '¿qué haces aquí?' es lo más difícil de responder que hay. Mi mamá me trajo, podría ser la respuesta, yo no le pedí nacer, pero entonces podrían preguntarme  '¿dónde está tu mamá?' y pedirle también carnet de identidad. Hay muchas razones para estar en el aquí de un policía y que suspire aliviado y te devuelva tu carnet de identidad y tú puedas sonreír como perro bien adiestrado, pero tienes que acertar con la respuesta, no puedes decir 'nada; paseaba' o 'me acaban de dejar los extraterrestres porque tengo residencia en la tierra'”, agregó uno de los autores más connotados de su generación en el país, reconocido por la multiplicidad de géneros que emplea para sus creaciones.

Marcial Gala (La Habana, 1963) ha participado en las Ferias del Libro de La Habana, Guadalajara (México), Santo Domingo (República Dominicana) y Buenos Aires (Argentina), donde participó en FILBA 2015 y en el festival de literatura policiaca Córdoba Mata.