Estudiantes nicaragüenses piden más espacios en coalición contra Ortega
Una organización de jóvenes y estudiantes de Nicaragua pidió más espacios en la coalición formada recientemente, con la que enfrentarán a Ortega en noviembre de 2021
Miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco, en Managua. Efe
 

Reproduce este artículo

Una parte del sector juvenil y estudiantil de la sociedad nicaragüense propuso este miércoles un cambio radical en la opositora Coalición Nacional, llamada a ser la gran fuerza política que enfrente al sandinista Daniel Ortega en las próximas elecciones previstas para noviembre de 2021.

Los jóvenes y estudiantes del movimiento opositor Unidad Nacional Azul y Blanco propusieron que el número de votos dentro del consejo político de la Coalición Nacional pase de los siete actuales, uno por cada organización, a un total de 11, de forma que los cuatro nuevos puestos sean ocupados por actores juveniles.

El objetivo de la propuesta es que la posición de los jóvenes y estudiantes sea "tomada en cuenta con la importancia que merece", explicó el líder estudiantil Aritz Báez.

Los jóvenes del país lideraron las manifestaciones contra Ortega en abril de 2018, quien sofocó el levantamiento con una brutal represión que dejó centenares de muertos, heridos y presos.

Actualmente el consejo político de la Coalición Nacional acepta un voto por cada organización que la integra: la Unidad Nacional Azul y Blanco, Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Movimiento Campesino y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

También participan el Partido de Restauración Democrática (PRD), Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), y el partido indígena Yatama ("Hijos de la madre tierra" en lengua miskita).

 

 

La Coalición Nacional también admite un voto de los jóvenes aglutinados en la Unidad Nacional y la Alianza Cívica, pero estos se niegan a ejercerlo porque, consideran que no representa a la generación que decidió enfrentar a Ortega hace más de dos años, en manifestaciones que fueron controladas con ataques armados que dejaron cientos de presos, muertos, o desaparecidos.

"Los partidos políticos tienen su voto individual, (pero) las juventudes de los partidos políticos se rigen por los lineamientos de sus partidos, por tanto, no gozan con autonomía para decidir por ellos mismos", justificó Báez.

La propuesta busca que haya un voto para los jóvenes de la Unidad Nacional, otro para los de la Alianza Cívica, uno para los del Movimiento Campesino, y uno más para los de partidos políticos.

También quiere que el consejo político de la Coalición Nacional esté integrado en un 50 % por jóvenes, entre las edades de los 18 y los 35 años.

Una propuesta similar fue expresada por los jóvenes y estudiantes de la Alianza Cívica, quienes buscan que los votos juveniles sean tres: uno para los de la Alianza, otro para los de la Unidad, y uno más para movimientos que no conformen ninguna de las anteriores.

Los demandantes afirmaron que no están interesados en unirse de manera oficial la Coalición Nacional, si no obtienen los espacios que reclaman, aunque no dudaron en mantenerse dentro de la oposición.

 

 

Desde el levantamiento contra Ortega, Nicaragua vive una profunda crisis sociopolítica que, además de cárcel y muerte, ha provocado el exilio de decenas de miles de nicaragüenses, según organismos humanitarios.

Los opositores reclaman un cambio en el sistema político, dirigido por Ortega, quien en noviembre próximo cumplirá 75 años, los 13 últimos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

A juzgar por sondeos de opinión, la Coalición tiene buenas posibilidades de destronar a Ortega, en el poder desde 2007, como presidente del país.

Un 71 % de la población nicaragüense considera que el mandatario lleva a Nicaragua "por el rumbo equivocado", según una encuesta de la firma CID Gallup publicada en junio pasado por la prensa local.

Según el estudio publicado en el diario La Prensa, un 71 % de los consultados opinó que Ortega lleva a Nicaragua "en el rumbo equivocado", un 20 % indicó que el gobernante lo conduce "en la dirección correcta", y el resto dijo no saber hacia dónde va la nación con el Gobierno sandinista o no respondió.

(Con información de Efe)