Cubano residente en EEUU está “regulado” en Cuba
Desde el 29 de julio de 2019 el refugiado político Pedro Luis Careaga Hernández no puede regresar a Estados Unidos porque está bajo investigación por las autoridades cubanas
Pedro Luis Careaga Hernández

Desde que en mayo del 2014 Pedro Luis Careaga Hernández salió de Cuba como refugiado político, ha viajado 133 veces a la isla por razones familiares.

Su comportamiento ha alertado a las autoridades cubanas, y ahora está impedido de regresar a los Estados Unidos, donde reside, por las autoridades cubanas, que sólo le han mencionado vaguedades sobre una supuesta acusación en su contra por contrabando.

El ex preso político, ex integrante de la organización Cuba Independiente y Democrática (CID), contó su historia al medio independiente Cubanet, en una entrevista con la periodista María Matienzo, donde detalla las peculiaridadesde su caso.

"Cuando me fui pensé que no podía venir más. Me metí un año y pico sin venir, pero mi mamá enfermó de diabetes. En cuanto tuve la oportunidad de regresar, lo hice. Yo venía hoy por la mañana y me iba al día siguiente, solo por verla”, cuenta Careaga Hernández.

“Mi mamá falleció en el 2016”, cuenta el disidente, que también confiesa haber hecho más de setenta viajes de un día para otro. “Eran los dos días que tenía de descanso en la semana”, señala.

Las penas de Careaga Hernández no terminaron con la muerte de su madre. También quedó a cargo de su hijo, luego que la madre lo abandonase. “Era yo el que lo tenía que cuidar, aunque me amenazaran con quitarme la salida a los Estados Unidos por cinco años”, dice.

Cuando el pasado 29 de julio del 2019 Careaga Hernández decidió regresar a Estados Unidos, le informaron que estaba “regulado”, eufemismo utilizado por el régimen de la Isla para nominar a las personas que no pueden salir del país por motivos políticos.

“Me mandaron a Inmigración de mi provincia y cuando llegué allí me dijeron lo mismo”, relata a Cubanet.

En la sede nacional de inmigración, finalmente, el ex refugiado supo los motivos de la regulación.

“Estoy bajo un proceso investigativo que se pudiera demorar hasta un año (…) y no me dan ningún papel, dicen ellos que me llaman cuando la investigación haya concluido, pero me han dicho que el expediente no existe o que la instructora lo mandó a archivar o que lo llevaron para fiscalía”, denuncia.