Familiares de sacerdote yoruba y preso político Loreto Hernández preocupados por su salud

Familiares de Loreto Hernández García, sacerdote yoruba y preso político cubano por manifestarse el 11 de julio pasado, expresan preocupación por su estado de salud
Loreto Hernández García, sacerdote yoruba y preso político cubano
 

Reproduce este artículo

Familiares de Loreto Hernández García, sacerdote yoruba y preso político cubano por manifestarse el 11 de julio pasado, expresaron preocupación esta semana por el estado de salud en que se encuentra en la cárcel de Guamajal, provincia de Villa Clara.

El miércoles “recibí una llamada telefónica de mi papá, en la cual él me comunicó su situación de salud, ya que se ha desmayado en varias ocasiones, perdiendo el conocimiento”, dijo Rosabel Sánchez, hija de Loreto, en un video enviado a Radio Martí.

Sánchez añadió que su padre “tiene mucho descenso de presión, mucha falta de aire (…) es asmático, es hipertenso, y es diabético. Es un hombre que tiene 50 años y no reúne las condiciones para estar preso injustamente”.

Según Radió Televisión Martí, Rosabel Sánchez agregó que el líder religioso, vicepresidente de la Asociación Yorubas Libres de Cuba, “hace unos meses sufrió de un pre infarto cuando se encontraba en la prisión de instrucción de cargos, en Caibarién”.

“Yo, como hija, estoy muy preocupada por la situación de salud de mi papá, y responsabilizo al carcelero de la prisión de Guamajal, en Santa Clara, en la región central, por lo que le pueda pasar”.

La detención de Loreto Hernández García ocurrió el 14 de julio de 2021, tres días después de salir a las calles del municipio de Placetas (Villa Clara), para participar en el levantamiento ciudadano del 11J.

El exprisionero político Jorge Luis García Pérez, conocido como “Antúnez”, ha denunciado golpizas contra Loreto en los penales donde lo han recluido, y que le niegan atención médica.

En noviembre pasado, Antúnez contó a ADN Cuba que en la prisión conocida como “La Pendiente”, los carceleros “fueron hasta su celda y le dijeron que ellos no creían en opositores y menos en santeros, que su religión era la revolución y su Dios Fidel Castro”.

El sacerdote respondió: “si ustedes no creen en opositores yo no creo en comunistas y si tu única religión es la revolución y tu Dios es Fidel, pues mi religión es la libertad y la democracia y mi santo es Oggun”. Un gendarme respondió propinándole una “brutal golpiza” para luego lanzarlo desde una escalera esposado a la espalda produciéndole lesiones en sus rodillas, según denunció Antúnez.

La Fiscalía solicitó para Loreto Hernández García y su esposa Donaida Pérez Paseiros una condena de ocho años de prisión. “Se encuentran enfrentando la cruel tortura de no recibir atención médica por parte de los carceleros y asegura Loreto que como medio de provocación y presión se niegan a medirle sus parámetros de glucosa e hipertensión, a sabiendas de que tanto la diabetes como la hipertensión son padecimientos de muy alto riesgo”, dijo Antúnez en noviembre.