Cuba es el país con mayor población carcelaria del mundo, según ONG

Según Cuban Prisoners Defenders, la isla tiene más de 90 000 presos en sus cárceles, un número inusitado.
Sebastián Touze, vicepresidente del Comité contra la Tortura de la ONU
 

Reproduce este artículo

Más de 90 000 personas están encarceladas en Cuba, según datos oficiales proporcionados a Prisoners Defenders "dos fuentes del más alto nivel del Estado" cubano, denunció este 2 de mayo Sebastián Touze, vicepresidente del Comité contra la Tortura de la ONU, citando un reporte de la ONG de enero de este año.

La Dirección General de la organización reconoce más de 90 000 presos, a los que hay que sumar las 37 458 personas en "otras situaciones de control judicial y policial", lo que arroja un total de 127 458 "entre convictos y condenados".

"Por tanto, Cuba sería en realidad el primer país por personas privadas de libertad del mundo, si el ranking del Institute for Crime and Justice Policy Research, en vez de contemplar un dato falso suministrado por Granma de forma informal en 2012, tuviera en cuenta el dato real", han señalado ambas ONG. Quedaría por delante de Estados Unidos y El Salvador, entre otros.

Anualmente, se iniciarían más de 32 000 causas penales en Cuba, con entre 35 000 y 40 000 acusados, de los cuales más del 90% son declarados culpables, es decir, entre 32 000 y 37 000. Y, entre los culpables, el 69% es condenado a privación de libertad, ya sea prisión o "trabajo correccional", esto es, entre 22 000 y 25 000.

Las ONG llamó la atención sobre los llamados "antisociales", "presos que no han cometido delito pero que se les declara en estado de peligrosidad —con posibilidad de cometerlo— según se les observa un 'comportamiento contrario a la moral socialista".

"Son los vagos y maleantes de la ley franquista", ha aclarado Javier Larrondo, de Prisoners Defenders, en la presentación de los datos penitenciarios, que se hizo en Madrid en Casa Árabe.

De acuerdo con dichas fuentes, hay 8400 presos "antisociales" en estos momentos. Cada año se tratan 3833 casos de este tipo con un nivel de condenas superior al 99,5%, de los cuales casi el 77% son internados: 2929 con privación de libertad y 885 con medidas alternativas como trabajos comunitarios.