Yo Sí Te Creo en Cuba condena trato del régimen a prisioneras políticas

La plataforma feminista Yo Sí Te Creo en Cuba condena trato del régimen contra cinco prisioneras políticas, detenidas recientemente
Yo Sí Te Creo en Cuba condena trato del régimen a prisioneras políticas
 

Reproduce este artículo

La plataforma feminista Yo Sí Te Creo en Cuba condenó este jueves los malos tratos del régimen contra cinco prisioneras políticas, detenidas entre abril y mayo de 2021.

Este colectivo llamó la atención específicamente sobre la periodista Mary Karla Ares; las activistas Thais Mailen Franco, Taimir García, Yeilis Torres; y la historiadora de arte, Carolina Barrero (reclusión domiciliaria).

De acuerdo con la organización, no se están cumpliendo en sus casos, las Reglas de Bangkok, aprobadas en 2010 por Naciones Unidas, como complemento de las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos, el Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión y las Reglas mínimas de las Naciones Unidas sobre las medidas no privativas de la libertad, conocidas como Reglas de Tokio.

"Hacemos un llamado a las autoridades cubanas al respeto las reglas y normas de las Naciones Unidas como estado miembro", concluyen.

Presas por disentir del gobierno cubano

Tanto Ares, como Franco, se encuentran presas desde el pasado 30 de abril, por participar en una manifestación pacífica en la calle habanera Obispo, reclamado libertades para el pueblo cubano y que dejaran ver al artista Luis Manuel Otero. Están siendo procesadas por  "desorden público" y "Resistencia".

Por su parte, la exfiscal Torres, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), está detenida desde el 11 de mayo en la estación policial de 100 y Aldabó, luego de ser agredida el fin de semana por el vocero castrista, Humberto López. Ahora ella es la acusada por el supuesto delito de atentado.

Igualmente la activista Taimir García se encuentra presa desde el pasado 21 de abril, bajo el supuesto delito de atentado. Ha sido amenazada de muerte en la prisión de Camagüey.

Por último, Barrero permanece bajo reclusión domiciliaria, acusada de supuesto desacato desde el 5 de mayo anterior. Durante una detención ese día fue golpeada por la policía política.