Carolina Barrero: "No queremos una sociedad donde prolifere el miedo"

La historiadora de arte, Carolina Barrero manifestó este lunes sobre los actos de repudio que "no queremos una sociedad donde prolifere el miedo"
La historiadora de arte, Carolina Barrero manifestó este lunes sobre los actos de repudio que "no queremos una sociedad donde prolifere el miedo"
 

Reproduce este artículo

La historiadora y curadora de arte, Carolina Barrero manifestó este lunes sobre los actos de repudio que "no queremos una sociedad donde prolifere el miedo".

En la mañana de este 22 de febrero, un grupo de personas convocadas por la Seguridad del Estado realizó un acto de repudio contra los opositores Osmel Adrián Rubio y Anyell Valdés.

Los activistas se acuartelaron hoy luego de colocar un cartel con los lemas 'Patria y Vida' y 'Abajo la dictadura', que llamó la atención de las fuerzas represivas del gobierno cubano.

Con esta acción no solo se afectó a los opositores, sino también a los hijos pequeños de Valdés y a su mascota.

Sobre lo sucedido, Barrero comenzó: "Yo no voy a decirle a la seguridad del estado que esto está mal. No me compete a mi instruir a nadie sobre moralidad, eso es asunto de la conciencia de cada cual. Pero sí les digo, contundente, que lo que hacen es ilegal. Va contra de los principios básicos de derecho que recoge la Constitución de la República que dicen defender. Si Osmel Adrián Rubio y Anyell Valdés escriben en la puerta de su casa un texto, el que sea, tienen derecho a hacerlo. El artículo 54 recoge el derecho a la libertad de manifestación, conciencia y expresión, el artículo 49, la inviolabilidad del domicilio".

La historiadora denunció que la turba vertió ácido en la vivienda, adormecieron al perro y causaron trauma a niños pequeños.

"No queremos una sociedad donde prolifere el miedo, la corrupción, el oportunismo; queremos un país donde se respete la dignidad plena del hombre, una sociedad basada en la virtud", concluyó la miembro del 27N.

Tanto Rubio como Valdés se acuartelaron en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) en noviembre de 2020, para exigir la liberación del rapero, Denis Solís González, condenado a ocho meses de prisión por 'desacato'.