Carlos Manuel Álvarez: "Seguridad del Estado me quitó mi carnet de identidad"

Este 21 de diciembre fue realmente agotador para uno de los cronistas más destacados de Latinoamérica
Carlos Manuel Álvarez: "Seguridad del Estado me quitó mi carnet de identidad"
 

Reproduce este artículo

Según denunció el escritor y periodista cubano, Carlos Manuel Álvarez, la Seguridad del Estado le quitó su carnet de identidad durante el interrogatorio del lunes, y se encuentra sin documentos.

"Estoy sin identificación, la Seguridad del Estado se quedó con mi carnet de identidad. Voy a descansar ahora. No tengo cómo agradecerles su solidaridad, pero sé que me sostiene", concluye el último texto que escribió Álvarez en su Facebook, la noche de ayer, tras ser "deportado" a Matanzas, y que regresara por sus medios a La Habana.

Este 21 de diciembre fue un día realmente agotador para uno de los cronistas más destacados de Latinoamérica.

Desde las 2 p.m, el director de El Estornudo denunció que se dirigía a la estación policial de 7ma y 62, en el municipio Playa, por una citación telefónica que le realizaron agentes 10 minutos antes.

Pasaron más de seis horas para tener noticias de Álvarez, quien realizó un video en directo actualizando su situación.

Contó que fue interrogado durante dos horas para cuestionar su salida el sábado anterior con amigos, algunos de ellos participantes en la manifestación del Ministerio de Cultura o miembros del Movimiento San Isidro (MSI).

El escritor de "La tribu: Retratos de Cuba", señaló que en el camino a Cárdenas contra su voluntad, los represores pararon en la casa donde se estaba quedando en La Habana para recoger sus pertenencias, y él intentó escapar.

Finalmente lo volvieron a introducir en el carro y fue llevado hasta Cárdenas.

Esa misma noche, Álvarez regresó a La Habana junto a su madre, que es el lugar donde quiere estar.

El escritor llegó a Cuba desde Estados Unidos el 24 de noviembre y se trasladó inmediatamente a la sede del Movimiento San Isidro en La Habana Vieja,  donde se encontraban atrincherados alrededor de 15 activistas, artistas y periodistas independientes que pedían la libertad del rapero contestatario Denis Solís, sentenciado a 8 meses de prisión por 'desacato'.

Desde entonces el régimen inició una campaña de difamación en su contra y arreció el acoso policial.