Congreso de EEUU finalmente aprueba paquete de ayuda económica

El nuevo plan de estímulo incluye un cheque de 600 dólares por adulto y por niño para los hogares más vulnerables, 325.000 millones en ayudas para empresas y un seguro de desempleo por 300 dólares semanales.
Vista del edificio del Capitolio en Washington, DC, EEUU, 21 de diciembre de 2020. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS
 

Reproduce este artículo

El Congreso de Estados Unidos aprobó este lunes (21 de diciembre) un plan de apoyo económico para hogares y empresas por 900.000 millones de dólares, para hacer frente a la devastación económica ocasionada por la pandemia del coronavirus Covid-19.

El Senado dio su visto bueno al rescate con 91 votos a favor y 7 en contra después de que la Cámara Baja hiciese lo propio con 359 favorables y 53 contrarios. El abrumador apoyo que obtuvo allanó el camino para su promulgación por parte del presidente Donald Trump, cosa que hizo en la madrugada del martes, para evitar un cierre del gobierno federal.


600 DÓLARES PARA LOS ESTADOUNIDENSES

El nuevo paquete de ayudas incluye una ronda de pagos de estímulo de 600 dólares a todos los estadounidenses con ingresos menores a 75.000 dólares anuales, y un subsidio al desempleo de 300 dólares durante 11 semanas.

Los nuevos beneficios llegan meses después de que expirasen los anteriores, incluidos en el rescate de 2,2 billones de dólares -el mayor de la historia de Estados Unidos- aprobado en marzo, cuando empezaba la pandemia.

Las empresas también están incluidas con un estímulo de 325.000 millones de dólares (275.000 de ellos para el pago de nóminas), 45.000 millones de rescate a los sistemas de transporte público, 82.000 millones para escuelas, 20.000 millones para la distribución de vacunas contra el coronavirus SAR-CoV-2 o 13.000 millones para cupones de comida.

Demócratas y republicanos han optado ahora por restituir los programas que mejor funcionaron del anterior paquete de estímulo, aunque con un tamaño menor.

Por ejemplo, el nuevo rescate rebaja a la mitad -de 1.200 a 600 dólares- los pagos directos a los contribuyentes, que también recibirán 600 dólares por hijo menor de edad; asimismo rebaja a la mitad el subsidio al desempleo de 600 a 300 dólares por semana.

Las personas con ingresos justo por encima de estos niveles pueden recibir un pago parcial, como sucedió a principios de este año con la provisión de la Ley CARES. 


CHEQUES Y TARJETAS DESDE LA PRÓXIMA SEMANA

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, anunció que los primeros pagos del paquete de ayuda -un proyecto de ley de 2,3 billones de dólares y casi 5.600 páginas- saldrían antes de fin de año. Pero pasará un tiempo para que todas las personas elegibles reciban su dinero.
.
Cuando se aprobaron los cheques de estímulo de la Ley CARES a principios de este año, los pagos comenzaron a llegar a través de un depósito directo unas dos semanas después de que la legislación fue aprobada. Pero aquellos que recibieron sus pagos por otro método a menudo tuvieron que esperar mucho más tiempo.

Los demócratas intentaron aprobar en verano un nuevo rescate de más de 3 billones de dólares, pero republicanos y la Casa Blanca bloquearon ese gasto y las negociaciones fracasaron en varias ocasiones desde entonces.

El propio Biden ha respaldado la aprobación de este rescate, aunque ha avisado que no es suficiente y que solo es el principio, ya que se necesitarán más fondos cuando llegue a la Casa Blanca el 20 de enero.

Estas ayudas directas tienen como objetivo sostener el consumo de los hogares y con ello el crecimiento. Para las familias con mayores problemas económicos, también habrá ayudas para pagar alquileres.

 

MESES DE DISPUTAS

Desde el verano boreal, demócratas y republicanos se encontraban en un callejón sin salida, enfrentados sobre la cantidad total del nuevo plan de estímulo: mientras que los primeros exigían un paquete equivalente al de marzo, los segundos pretendían limitarlo a un máximo de 1 billón de dólares.

Los demócratas reclamaban también un cheque de ayuda de al menos 1.200 dólares, el doble de lo finalmente acordado el domingo.

“Estaría bien si (el monto) fuera superior, pero los que trabajan en la elaboración del plan reconocen que la prioridad es ayudar a las pequeñas empresas” a mantener el empleo, había dicho el domingo en la mañana Mitt Romney.

Ayudar a las pequeñas empresas es “primordial”, insistió el senador republicano.

(Con información de EFE)