Amenazan a activistas de la Unpacu con la cárcel si marchan el 15N

Los activistas de la Unpacu Ebert Hidalgo Cruz y su hijo Evert Luis Hidalgo fueron amenazados por la policía política con ir a la cárcel si se manifiestan el próximo 15N.
Amenazan a activistas de la Unpacu con la cárcel si marchan el 15N
 

Reproduce este artículo

Los activistas de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) Ebert Hidalgo Cruz y su hijo Evert Luis Hidalgo fueron amenazados por la policía política con ir a la cárcel si se manifiestan el próximo 15 de noviembre.

El pasado 4 de noviembre ambos opositores fueron acudieron a una citación en la Segunda Unidad Policial de Santiago de Cuba, conocida como El Palacete. Tres agentes de la Seguridad del Estado, bajo los nombres  Dayron, Daniel y Mario, intentaron intimidarlos.

Hidalgo Cruz contó a CubaNet que “Nos dijeron que si salíamos el día 15 íbamos a ir a prisión con la mayor condena posible, que nadie de la familia podía salir a manifestarse”.

Según el promotor de Cuba Decide a su hijo le recordaron que está bajo un proceso por los supuestos delitos de “desorden público” y “desacato”. Hidalgo, de 25 años, fue arrestado tras las protestas del 11 de julio por haber grabado, desde su casa “un operativo policial llevado a cabo por más de una veintena de efectivos militares, cerca del lugar donde iniciaron las protestas en Santiago de Cuba2; resaltó el medio independiente.

Luego de cinco días de detención fue liberado con tres mil pesos de multa y un proceso abierto por los delitos antes mencionados.

“En mi caso me hablaron de las multas que debo, que no he pagado porque fueron impuestas arbitrariamente”, dijo Hidalgo Cruz.

Otros activistas de la organización han sido blanco de amenazas para evitar se vinculen con la marcha del 15N entre ellos los camagüeyanos Adrián Quesada y Leyanis Heredia y Fernando Vázquez Guerra.

El máximo líder de la Unpacu, José Daniel Ferrer está privad de libertad desde el pasado 11 de julio cuando fue detenido junto a su hijo José Daniel Ferrer Cantillo.

Recientemente su esposa, la doctora Nelva Ismarays Ortega denunció que es víctima de torturas en la prisión conocida como Mar Verde, en Santiago de Cuba.

Luego de casi 90 días preso e incomunicado con su familia, el régimen permitió que Ferrer Cantillo lo visitara. Al día siguiente Ortega logro hablar con su esposo y expresó que “pudo contarme sobre su estado de salud deteriorado y de las condiciones inhumanas,  crueles y degradantes que ha tenido que vivir. Siendo víctima de no solo violencia psicológica sino física al mantenerle durante tanto tiempo desaparecido, secuestrado, semidesnudo, sin atención médica, con pésima alimentación, sin acceso a ver el sol, llamadas ni visitas”.

La familia denunció que Ferrer solo ha tenido derecho a dos llamadas, luego de más de tres meses encarcelado.

El 16 de agosto mientras estaba preso, lo condenaron a cuatro años y 14 días, ya que las autoridades judiciales revocaron la sanción de 'limitación de la libertad' (sin internamiento) que tenía desde 2020.