Acto de repudio e interrogatorio contra jóvenes atrincherados en San Isidro

Rubio, objetor de conciencia del servicio militar en Cuba, sufrió un acto de repudio la noche de este lunes en las afueras de su casa en el Cotorro
Acto de repudio e interrogatorio contra jóvenes atrincherados en San Isidro
 

Reproduce este artículo

Los jóvenes Adrián Rubio y Jorge Luis Arias, que estuvieron atrincherados diez días en la sede del Movimiento San Isidro, han sufrido este lunes un acto de repudio y largo interrogatorio, respectivamente.

Rubio, objetor de conciencia del servicio militar en Cuba, sufrió un acto de repudio la noche de este lunes en las afueras de su casa en el Cotorro.

ADN Cuba accedió a videos de este bochornoso acto, donde voceros del régimen cubano violaban la intimidad y tranquilidad del opositor, para gritar consignas y poner música "revolucionaria" a volumen alto.

Ya en horas de la tarde, la ONG Prisioners Defenders había alertado sobre que esto podía pasar.

"¡Urgente! Rechazamos acoso de fuerzas policiales y convocatoria de acto de repudio contra uno de los 14 acuartelados del @Mov_sanisidro, Osmel Adrián Rubio Santos, de 18 años, su madre y su hermana de 10 años. Es activista por la objeción de conciencia", agregaron en Twitter.

Desde el asalto a la sede del Movimiento el pasado jueves, todos los que se encontraban allí permanecen sitiados las 24 horas por agentes de la policía política. 

En muy pocas ocasiones pueden salir de sus viviendas ya que los represores no se lo permiten.

 

 

Por otro lado, la Seguridad del Estado también citó este lunes a las 2 p.m al youtuber Jorge Luis Arias y el interrogatorio duró aproximadamente siete horas.

Según contó a la revista, un oficial identificado como Yohan le habló de forma amenazante y en voz alta en todo momento.

 

 

"Me decía que esta Revolución nos trata bien para las cosas que nosotros hacemos, que todos éramos delincuentes. Nunca me enseñó las pruebas cuando se las pedí", añadió.

Al youtuber lo amenazaron también con detenerlo porque él no trabajaba.

Por último, el agente le hizo una carta de advertencia con presiones para que el grupo no se reúna más.