Autoridades aceptan Habeas Corpus a favor de Hanói Morán

Autoridades judiciales del régimen recibieron un habeas corpus a favor de Hanói Morán Dime, a quien amenazan con al menos un año de prisión por no llevar bien colocada la mascarilla sanitaria
Hanói Morán, víctima de racismo policial en Cuba
 

Reproduce este artículo

Autoridades judiciales del régimen cubano recibieron un habeas corpus a favor de Hanói Morán Dime, a quien amenazan con al menos un año de prisión por no llevar bien colocada la mascarilla sanitaria.

El habeas corpus es una institución jurídica que obliga a que toda persona detenida de manera irregular sea presentada en un plazo preventivo determinado ante el juez de instrucción, quien podría ordenar la libertad inmediata del preso si no encontrara motivo suficiente de arresto.

“El Habeas Corpus elaborado por Cubalex a favor de Hanói Morán fue aceptado. Las autoridades responsables de su detención deben explicar ante el tribunal por qué lo detuvieron”, confirmó en Twitter esta organización no gubernamental que ofrece ayuda legal a personas vulnerables en Cuba.

“A pesar de que las medidas restrictivas no impiden transitar libremente sin hacer estancia, lo detuvieron y piden un año de cárcel”, explicó Cubalex.

La ONG, como ha venido haciendo desde que se conoció el arresto arbitrario, volvió a señalar las condiciones racistas de la detención y proceso contra Hanói Morán.

“Este hombre caminaba junto a un amigo. A ambos los detuvieron, pero solo a él procesan. Su amigo es blanco, él no”, tuiteó Cubalex.

Morán Dime, quien labora como técnico de luces en audiovisuales, se encuentra arbitrariamente encarcelado desde el domingo 31 de enero. La cubana Lucía Céspedes, amiga del apresado, lanzó una petición dirigida “todas las personas en contra de abusos policiales”.


“Nuestro querido amigo Hanói Morán Dime, se encuentra detenido en Cuba. Se le está acusando de propagación de epidemia por llevar mal puesta la mascarilla y según sus amigos testigos no es verdad”, denunció Céspedes en la explicación adjunta a su petición en la plataforma Change.org.

“Quien conozca a Hanói sabe que este muchacho es un buen ciudadano, solidario, buen vecino y buen amigo. No es de justicia llevarlo a prisión”, se lee en la petición que en pocas horas alcanzó más de 800 firmas.

El martes, la poeta Katherine Bisquet denunció en su perfil de Facebook la detención arbitraria: “¡¡Esto es inadmisible Ya!! Esto está sucediendo hace mucho tiempo y no creemos que puede ser real hasta que un amigo es golpeado por la tonfa de lo absurdo, de lo abusivo”.

En serio van a encarcelar a alguien por llevar el nasobuco mal puesto. Van a acabar con la vida de una persona por poner en práctica esta norma o ley que roza casi lo simbólico o lo abstracto, porque en mi cabeza ni en la cabeza de nadie cabría tamaña falta de respeto como para ir por ahí como autómatas poniendo multas y cargos a personas por tener este pedazo de tela mal puesto cuando en este país a penas se cumplen las medidas sanitarias”, escribió Bisquet.

“Hay aquí un gran problema de selección. Sé bien que aquí todo problema de conducta viene vestido de negro, de sesgo político, de nivel de educación, de preferencia sexual. Ustedes se han equivocado de persona. Ahí tienen a un hombre de oro, es mi amigo”, añadió.

 

Racismo en el caso de Hanói Morán

Cubalex denunció que “Hanói Morán Dime y Darío Pérez fueron detenidos el 31 de enero de 2020 aproximadamente a las 01:10 a.m. El motivo fue estar en la vía pública, aun cuando usaban adecuadamente el nasobuco. Darío fue liberado a las 5:30 am con un acta de advertencia, pero Morán Dime fue trasladado en el horario del mediodía al centro de procesamiento de detenidos conocidos como Vivac en el municipio Boyeros”.

“Según las autoridades policiales sería procesado penalmente como reincidente porque con anterioridad le habían impuesto una multa por usar inadecuadamente el nasobuco”, refirió Cubalex.

La organización especializada en ofrecer asesoramiento jurídico a personas vulnerables en la isla, explicó que “según las medidas restrictivas anunciadas por la televisión nacional y medios de comunicación, a partir de las 7:00 pm se prohibía la estancia en parques, plazas u otros lugares públicos, pero se permitía el tránsito y circulación a todas las horas sin hacer estancias. Por lo tanto, la detención efectuada por los agentes policiales de la estación de Cuba y Chacón es totalmente ilegal, así como la decisión de procesarlo penalmente por tener como antecedente una multa por uso inadecuado del nasabuco, multa que reclamó y le fue retirada”.

Además, Cubalex señala que “el Decreto 14 de 28 de agosto de 2020 en ninguno de sus preceptos establece que la imposición de multas constituye antecedentes penales y sus preceptos son infracciones administrativas, por tanto, no justifican el procesamiento penal de las personas, por lo que las autoridades estarían violando las garantías del debido proceso y en especial el principio de legalidad que establece que las personas no pueden ser juzgada por hechos que al momento de cometerse no constituían delito”.

Pérez, quien se identifica en Facebook como Darío Dioses, condenó que “en Cuba sí hay racismo y muchos más 'ismos' aparte del comunismo”.

El matiz racista del caso también es señalado por Cubalex, que hace notar que “el trato dado a Morán Dime es totalmente discriminatorio pues, aunque ambos [él y Pérez] fueron detenido en las mismas circunstancias, solo a él las autoridades policiales decidieron procesar penalmente”.

“Esta fue una decisión basada en los perfiles raciales que utilizan las autoridades policiales basados exclusivamente en criterios de raza o color de la piel para someter a las personas de ascendencia africana a registros detallados, controles de identidad e investigaciones, o para determinar si realizan actividades delictivas”, asegura la ONG.

Darío Pérez explica en Facebook las circunstancias en las que Hanói Morán supuestamente habría cometido el “delito” del que se le acusa.

“Sobre la 1 de la madrugada de 30 para 31 de enero iba caminando con mi hermano Hanói Morán Dime, pasamos frente al derrumbado Hotel Isla de Cuba en la Habana Vieja, barrio Jesús María, la policía autoritaria e insolente, nos detuvo sin motivos de manera injusta”, testimonia Pérez.

“Estábamos trabajando en una filmación de un vídeo arte social, en casa de una amiga, en el cual Hanói es su técnico de luces. Sin estar el país en toque de queda por el COVID-19, ahora está esperando juicio del cual probablemente lo acusen de reincidente por llevar el nasobuco hacia bajo, lo cual no es cierto, pues andábamos con el nasobuco bien puesto”, aseguró.

Darío Pérez afirma que “son causas que se inventan [los policías], para tener un motivo para llevarnos una vez más a la estación de punto 30 Cuba y Chacón. Ahora le piden 1 año o más de privación de libertad internado en una prisión, por solo el hecho de caminar por la ciudad en que nació y creció, en el horario que trabajamos y por la sencilla y llana razón que los policías no son personas que se puede conversar o establecer comunicación coherente y humana…”

Asegura que “en esa estación de policías escuchado personalmente por mí de testigo, utilizaron más de una vez ofensas 'racistas' como decirle a mi amigo: negro mareado; 'xenófobos' como diciéndome a mí: habanerito respondón; que me afeitara la barba por higiene, y en ese lugar higiene es lo menos que hay, así como tampoco distancia social por el coronavirus (…)”

El compañero del encarcelado continuó: “A mí me soltaron 5 horas después; ahí se jodió el proyecto audiovisual de vídeo arte social y son las santas horas que mi hermano Hanói espera juicio por gusto en un centro de aislamiento y detención, donde los oficiales se niegan a reconocer su equivocación, dar alguna respuesta convincente o determinar una solución, por solo caminar, trabajar, ser lo que es y lo que somos los cubanos del pueblo: malditos seres nacidos en una injusta tierra de represores fascistas que no les gusta perder ni dejar de tener la razón ni la última palabra”.

 

Puede firmar la petición de libertad para Hanói Morán aquí.