Denuncian tardanza de los bomberos en responder a un incendio en La Habana

El científico y activista cubano Oscar Casanella ha denunciado a través de su perfil en la red social Facebook la tardanza de los bomberos en responder a un incendio ocurrido en la tarde de este miércoles, en la tienda La Gloria, ubicada en la esquina de las calles La Rosa y Ermita, municipio Plaza, La Habana.

La tienda donde ocurrió el siniestro era un establecimiento distribuidor de uniformes escolares, de acuerdo con Casanella, quien relató también que el inmueble “perdió muchos de sus cristales debido a una explosión provocada por el fuego”.

El cuerpo de bomberos del Cerro llegó una hora y media después de iniciado el incendio y de las llamadas telefónicas de los vecinos de los pisos superiores del edificio que contiene a dicha tienda en la planta baja”, anadió.

El activista, que ha sufrido la represión de la Seguridad del Estado en Cuba por su solidaridad con diversos grupos de la sociedad civil cubana, relató además que al llegar los bomberos, “comenzaron a vestirse con los trajes especiales con pereza y esto unido a la demora de una hora y media provocó reacciones verbales e incluso físicas de varios vecinos contra los bomberos”.

Rápidamente llegaron varias patrullas de la policía, agentes de la seguridad del estado vestidos de civil, oficiales del cuerpo de prevención y varios vecinos comentaron que habían ‘dispositivos de boinas negras’. El ambiente en el barrio se volvió muy tenso y los vecinos molestos criticaron tanto la lenta llegada de los bomberos como el actuar de los policías que esposaron y detuvieron al menos a una de las vecinas del edificio afectado por el incendio”, señaló Casanella en el texto de su denuncia, acompañada de varias fotos de la instalación.

 

 

Asimismo, un microbús de criminalística habría llegado sobre las 8 de la noche para investigar las causas del incendio.

Techos, paredes y hasta un balcón sufrieron daños, aunque no parecen poner en peligro la estructura del edificio según un espectador ingeniero civil que observó desde afuera el edificio después que fue abatido el fuego por los bomberos”, comentó.

Habrá que preguntar ¿qué fue lo que se robaron que se incendió? Porque últimamente la mayoría los fuegos qué ocurren los establecimientos comerciales del país son para enmascarar algún desfalco”, comentó un usuario de la red social identificado como Jorge Amado Robert Vera.

En Cuba varios delincuentes, tras cometer un robo en un establecimiento estatal, han prendido fuego a las instalaciones con el objetivo de borrar las huellas del delito, de ahí las sospechas que despiertan estos incendios en algunos ciudadanos, alimentadas por la falta de información oficial. Los medios bajo la supervisión del Partido Comunista solo reportan hechos como este cuando la presión de la opinión pública y la prensa independiente les obliga a hacerlo.

Casanella recalcó que el establecimiento estaba lleno de uniformes escolares, a lo que el comentarista respondió que “acá sé vende de todo, ni siquiera los uniformes escolares escapan de las artimañas de muchos”.