El misterio de las motos eléctricas que explotan en Cuba: una bomba dentro de las casas

Son modernas y vistosas, en Cuba hoy todos sueñan con una, sin imaginar el peligro que implican. Hablamos de las motos eléctricas que trabajan con baterías de litio, que en los últimos días han producidos sucesos nefastos: incluyendo fallecidos y hospitalizados en centros médicos del país.

Carlos Imbert, vecino del reparto El Roble, de Santa Fe, reporta que el pasado  2 de septiembre, mientras cargaba su moto eléctrica en la sala de su casa, sintieron una terrible explosión que oscureció todo y una llamarada que envolvió la casa.

Mi hijo sufrió quemaduras de segundo grado con peligro para la vida y aún permanece en el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez. Han tenido que realizarle tres injertos en el cuerpo. Mi esposa y yo también sufrimos y heridas. La moto se hizo cenizas”, dijo a ADN CUBA.

Carlos compró la moto en 1000 CUC, importada desde Panamá, a un individuo que se dedica a ese negocio. Jamás pensó que fuera “dinamita pura”.

 


Moto eléctrica en Cuba. /Foto: Fracncisco Correa. ADN CUBA
Moto eléctrica en Cuba. /Foto: Fracncisco Correa. ADN CUBA

A la hora de la visita en el hospital pediátrico, confluyen las familias de los niños quemados y se cuentan historias.  César Eriondo, residente en Los Pocitos, municipio Marianao, relata:

La moto recibía carga en el portal y el niño jugaba cerca. Cuando escuché la explosión corrí y lo encontré en el piso, en medio de la humareda y las llamas. Pensé que lo había perdido. Gracias a Dios pudo sobrevivir. No me explico quépasó. La policía está investigando. Son muchos casos, de otras provincias he escuchado casos”.

César conoce una familia de Romerillo que le estalló la moto mientras cargaba la batería. Por suerte estaban fuera de la casa: “Cuando llegaron a la casa no quedaba nada, porque también explotó la balita de gas, que es otra bomba.Salvaron nada más que la ropa que llevaban puesta. El estado prometió ayudarlos, pero hasta el momento solamente le propusieron venderle un colchón y una cocina, que lo rechazaron por considerarlo una burla”.

 

Mano quemada de un niño por explosión de moto de batería de litio /Foto: Fracncisco Correa. ADN CUBA

 

Carlos comenta que en estos momentos hay cerca de 10 ingresados por explosiones de motos. Ha preguntado por la raíz del problema, pero nadie parece tener una respuesta adecuada al origen de las explosiones.

Las motos eléctricas son la moda del momento, símbolo de “alto estatus social”, pero tras las explosiones y perdidas de seres queridos, algunas familias se lamentan de haberlas adquirido.

Creo que el estado debería prohibirlas. Por lo menos supervisar el estado técnico de la batería y su procedencia, después de tantos casos resulta  sospechoso que estallen así”, alega Claudia, que espera la hora de la visita para subir a ver a su sobrino, en la sala de quemados.

He oído de tres fallecidos. No sé si habrá más por ahí, pero sí tengo constancia de muchos lesionados, entre ellos mi sobrino y mi hermana, que ya salió del hospital pero todavía no camina. La policía nos ha prevenido de no divulgar la información, pues se está investigando. Preguntarles a los médicos es por gusto, ellos dicen que están para atender y curar. Pero eso ya es del dominio público. La gente habla, sobre todo en el hospital”, agregó Claudia.

Luisa, con un hijo en estado crítico y diagnóstico reservado, dice que “aquello se sintió como la bomba atómica” y Patricia, de Puentes Grandes, se queja de lo triste de esta situación, porque desgraciadamente son niños quienes más han sufrido con estas tragedias domésticas.

Ellos, que no manejan las motos, pero igual están deslumbrados como sus padres con esa basura. Es duro, la imbecilidad de los padres de mostrar una moto de ‘afuera’, para ‘especular’”.

Por otra parte Elides Santana, máster en Electrónica y Circuitos, dice que “desconoce” una causa probable que pueda justificar que las motos estallen de esa manera.

Francisco
Correa
Escrito por Francisco Correa

Francisco Correa Romero. Guantánamo 1963. Escritor y periodista. Ganó los concursos nacionales de cuento Regino E. Boti, Tomás Savigñón y Ernest Hemingway, además de varios premios internacionales por sus crónicas y reportajes. En 2010 obtiene premio de ensayo sobre Liberalismo en Cuba y en 2011 la editorial Latin Heritage Foundation publica su novela Pagar para Ver. En 2012 obtiene el premio Novelas de Gavetas Franz Kafka con "Larga es la noche".