“Dejen de culpar y empiecen a reformar”: Departamento de Estado a régimen cubano
El Departamento de Estados recomendó hoy a Cuba dejar de culpar a los demás por la situación economía interna y emprender reformas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la gente
Michael G. Kozak. /Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Estados de Estados Unidos recomendó hoy al régimen comunista cubano dejar de culpar a los demás por la agudización de la crisis economía nacional y emprender reformas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la población.

#StopBlamingStartReforming (Dejen de culpar, comiencen a reformar) fue la etiqueta elegida por el subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael G. Kozak.

“El régimen cubano pone control de precios en todo, desde alimentos hasta cortes de pelo, lo que perjudica a los pequeños negocios que luchan por obtener ganancias. Otro ejemplo de cómo la mala gestión económica del régimen perjudica al pueblo de Cuba”, escribió en Twitter.



“Control de precios, creo que ahí radica el fracaso del sistema comunista, estatista, o de economía centralizada; y ahí está la magia del sistema capitalista. Lo peor es por su rigidez ideológica no lo acaban de entender”, comentó el usuario Milton Olivo.

Kozak asumió en septiembre jefe interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, tras la salida de Kimberly Breier el pasado 8 de agosto.

Entre 1996 y 1999 fue jefe de la Sección de Intereses de Washington en La Habana, durante la Administración de Bill Clinton.

 

 

Desde su posición, Kozah ha denunciado la práctica del gobierno de Cuba de expulsar de las universidades a alumnos y docentes que se manifiestan en contra de la ideología comunista imperante en la Isla.

“A medida que comienza el nuevo año escolar en Cuba, un ejército de ‘apparatchiks’ ha invadido escuelas y universidades, y ha comenzado a expulsar a quienes hablan en contra del Partido Comunista”, escribió a inicios del actual periodo lectivo.

También ha denunciado la lamentable situación del sistema de salud cubano, afectado por lo que llamó “escasez de personal en hospitales y largas colas para recibir atención médica en su propio país”; y más recientemente, criticó la propaganda del régimen castrista que buscaría distraer al mundo de la escancia de los problemas de la Isla, que es el control absoluto del Partido Comunista sobre la vida social y económica de los cubanos, y el deterioro de los derechos humanos en la Isla.

Este año, la confrontación tradicional entre Estados Unidos y Cuba ha escalado a niveles no vistos en los últimos años. Mientras en la Isla el régimen comunista reprime toda muestra de disenso y se niega a emprender reformas que saquen a la maltrecha economía interna del hueco en que se encuentra, la Administración de Donald Trump se ha mantenido constante en su política de sanciones económicas contra el gobierno.