Silvio Rodríguez arremete contra el exilio y la prensa independiente

El trovador cubano cree que el exilio, sobre todo en Florida, vive del “negocio del anticastrismo”
Silvio Rodriguez
 

Reproduce este artículo

El trovador cubano Silvio Rodríguez emitió criterios muy polémicos en entrevista al periódico mexicano “La Jornada” respecto al exilio en Florida o la labor de la prensa independiente del régimen.

Rodríguez, acérrimo defensor de la dictadura cree que el exilio, sobre todo en Florida, vive del “negocio del anticastrismo” y que “eso le da empleo a mucha gente y moviliza mucha opinión pública. O sea, un gran negocio”.

El músico castrista también atacó a la prensa independiente sugiriendo que quienes allí laboran o financian su trabajo se suman a la “hostilidad imperial”.

“En Estados Unidos el anticastrismo es un viejo negocio en el que está muy involucrada la ultraderecha; un negocio que maneja millones anuales, que financia estaciones de radio y de televisión, programas, campañas, artistas que creen en eso o que se prestan a eso. Estados Unidos tiene un aparato de proporciones ministeriales que da un seguimiento detallado a la ley extraterritorial Helms-Burton”, dijo Rodríguez.

Rodríguez también atacó al exmandatario Donald Trump porque puso “en práctica más de 200 medidas extras para asfixiar a Cuba”.

“Biden prometió derogar algunas y no lo ha hecho, ni siquiera atendiendo a la presión que significa la pandemia. No tengo dudas de que hay gente pagada para inundarnos de malas opiniones y tratar de desalentarnos. En Cuba están, como siempre, las posiciones extremas y también hay una gama intermedia con diversos puntos de vista. Desde la ortodoxia ha habido acusaciones de “centrismo”, como si el equilibrio fuera reprobable”, explicó.

Silvio cree que el régimen había cedido en su “desconfianza inicial” con la emigración y que la relación se había convertido en “diálogo constructivo”. Por ello se lanzó contra el exilio del sur de la Florida que en su opinión busca mantener la tirantez con el gobierno de Díaz-Canel.

No obstante Silvio sugiere que no se puede tratar a la disidencia con respeto en la isla porque hace más de seis décadas hubo “invasiones armadas, lanchas rápidas tiroteando, paracaídas con armas para la subversión, bombas y sabotajes, asesinatos, introducción de agentes bacteriológicos”.