Obra de pintor cubano reabre Museo del Mar de Galicia
El Museo del Mar de Galicia, en Vigo, acoge la exhibición "Blanquísima su presencia", del artista cubano Nelson Villalobos, oriundo de Cienfuegos, pero quien vive hace años en esa comunidad española
Nelson Villalobos

El Museo del Mar de Galicia, en Vigo, ha reabierto sus puertas, con una muestra del pintor cienfueguero Nelson Villalobos, que podrá verse hasta el 29 de junio y que cuenta con 62 obras del artista.

El conselleiro de Cultura y Turismo, Román Rodríguez, ha visitado la exposición, titulada “Blanquísima su presencia”, acompañado por la delegada territorial de la Xunta, Corina Porro, y del director xeral de Políticas Culturais, Anxo M. Lorenzo.

Según la prensa gallega, su concepción artística plural se explica a través del grupo Ruptura, integrada por sus cuatro heterónimos: Nelson, Villa, Ferrer y Lobo, en el que cada uno representa uno de sus estilos pictóricos, presentes en esta muestra.

“Es la primera vez que expongo en Vigo una antológica. Comparto con Pessoa la concepción del arte. Somos cuatro personas en el mismo grupo artístico de Nelson, Villa, Lobo y Ferrer. La pintura es como la poesía, al final de una serie es como si acabase de escribir un libro. Detrás de cada cuadro que se muestra aquí hay al menos 90 obras de esa serie. Esto es solo  la punta del iceberg de mi producción”, dijo el artista cubano.

Los visitantes también podrán ver por primera vez una pieza inédita, creada durante las semanas de confinamiento. La historia se remonta a hace unos meses, cuando Nelson Villalobos estaba preparando una exposición en el Museo del Mar centrada en la relación entre Galicia y Cuba, un proyecto que se vio interrumpido por la crisis sanitaria.

Esa obra interpreta la relación entre Galicia y Cuba, entre Vigo y La Habana, y representa algunos de los símbolos de este territorio, como el Apóstol Santiago, las Islas Cíes, la Virgen de la Caridad, el Malecón o la Catedral de La Habana.

El artista cubano, radicado en Galicia, llevaba mucho tiempo sin exponer en la Isla, pero volvió recientemente y dijo que le impactó la acogida de los jóvenes a sus obras.

“Llevaba 30 años sin exponer en Cuba y hace cuatro empecé a ir y venir. No estar parado me estimula, coincide con el carácter de ruptura de mi pintura. Volver supuso conquistar de nuevo mis raíces, pero también pude darme cuenta que Galicia ya forma parte de esas raíces. Lo que más me gustó fue la buena acogida que tuve entre los jóvenes”, concluyó.

Tags