Harvard invita a Tania Bruguera a hablar sobre artivismo y censura en Cuba

Bruguera accedió a una solicitud del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, institución con una larga trayectoria en investigaciones sobre América del Sur, Centroamérica y el Caribe.
Bruguera-Harvard
 

Reproduce este artículo

La artista Tania Bruguera, una de las voces cubanas más reconocidas a nivel internacional, ofrecerá mañana una charla sobre arte, activismo y censura en Cuba, auspiciada por la Universidad de Harvard.

En concreto, Bruguera accedió a una solicitud del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, institución con una larga trayectoria en investigaciones sobre América del Sur, Centroamérica y el Caribe en EE. UU.

El intercambio online se llevará a cabo en inglés y será moderado por varios catedráticos de esa universidad, entre ellos, Alejandro de la Fuente, profesor de Historia y Economía Latinoamericana y especialista de Estudios Africanos y Afroamericanos e Historia.

Bruguera (1968) es una reconocida activista y artista, que dirige el Instituto de Artivismo Hannah Arendt, en La Habana. Por su actividad abiertamente contraria al régimen de la isla, es blanco de persecución por la maquinaria represiva del gobierno.

Realizó estudios en la Escuela Elemental de Artes Plásticas 20 de octubre y el Instituto Superior de Arte de La Habana y en el Instituto de Arte de Chicago, ​ donde también dictó clases entre 2003 y 2010.

Ha participado en eventos artísticos internacionales como documenta de Kassel y las bienales de Venecia, San Pablo, Shanghái y La Habana, entre otras, así como en museos, galerías y centros de arte como Tate Modern, Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, Museo de Santa Mónica, Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam de La Habana y New Museum de Nueva York, entre otros.

Su obra se centra en su interpretación de temas políticos y sociales. Para definir sus prácticas artísticas ha desarrollado conceptos como el “arte de conducta” con foco en los límites del lenguaje y del cuerpo confrontados a la reacción y comportamiento de los espectadores, asimismo propone un “arte útil” que haga una transformación real a ciertos aspectos políticos y legales de la sociedad.

El trabajo de Bruguera revuelve alrededor de temas de poder y control, mucho de su trabajo interroga el contexto presente en su país natal, Cuba. En 2002 creó la Cátedra Arte de Conducta en La Habana y en 2011 creó la Asociación de Arte Útil como plataformas de encuentro e implementación de sus proyectos.