Carlos Varela sobre la represión: las dictaduras no dejan pensar al pueblo

El reconocido cantautor cubano no se quedó callado ante la represión del régimen castrista al pueblo tras las protestas populares
Carlos Varela
 

Reproduce este artículo

El reconocido cantautor cubano Carlos Varela no se quedó callado ante la represión del régimen castrista al pueblo tras las protestas populares del pasado 11 de julio y que siguen provocando arrestos y detenciones arbitrarias en la isla.

“Siento una mezcla de rabia, dolor y tristeza por todo lo que está sucediendo en mi país. Me parte el alma ver las imágenes de la represión, el abuso de las autoridades y las fuerzas del orden golpeando y apaleando a su propio pueblo. ¿En qué estaban pensando?”, dijo primeramente en su perfil de Facebook el trovador.

“Una imagen dice más que mil palabras. Eso es absolutamente condenable en cualquier parte del mundo. Nadie se podía imaginar tanto exceso de violencia en Cuba. Es bochornoso y detestable que esto esté sucediendo en mi país. No existe ideología ni gobierno que pueda justificar semejante abuso y atropello contra gente  indefensa. No existe una razón que explique por qué tantos cubanos armados con y sin uniformes golpean, patean y encarcelan a otros que quieren ejercer su derecho a expresarse libremente. ¿A dónde quieren llegar?”, agrega.

“Tanta violencia desatada contra jóvenes indefensos que se manifestaron pacíficamente es muy doloroso, inaudito y alarmante. ¿Quién ha sembrado tanta crueldad y tanto odio en mi país? ¿De dónde viene tanto ensañamiento contra mi pueblo? ¿En nombre de qué y de quién? Las calles de Cuba son y tendrán que ser siempre de todos los cubanos, piensen como piensen”, añade.

“Son repudiables las mentiras, la manipulación y el silencio cómplice de los medios de prensa nacionales sobre estos trágicos sucesos. Ellos saben que los miles de cubanos que salieron a las calles para exigir sus derechos y gritar su enojo no eran lacayos, ni mercenarios pagados por ningún imperio. Eran gente común, gente humilde que están hartos, cansados y asfixiados de tanta represión, tanto encierro y tanta miseria. Gente de pueblo que tienen todo el derecho a tener su propia voz y a ser escuchados, a poder manifestarse libremente en su país sin ser brutalmente golpeados, ni encarcelados por sus ideas”, siguió diciendo.

“El pueblo es el tesoro más grande de mi país. Es más valioso y más importante que cualquier político y que cualquier ideología. Los gobiernos pasan, los pueblos quedan. Basta ya de abusos. Escuchen al pueblo. Estos episodios son una herida abierta en el corazón y el alma de la nación cubana. Mi corazón está y siempre estará junto a mi gente. De ellos vengo y a ellos me debo. Basta de abusos y represión contra el humilde y sacrificado pueblo cubano. El  papa Francisco dijo: Las dictaduras piensan por el pueblo. No dejan pensar al pueblo. Que Dios bendiga, ilumine y proteja siempre a todos mis hermanos cubanos, estén donde estén. Viva Cuba Libre”, concluyó.