Cubanos atrapan peces con sus propias manos tras paso de Laura
Al menos la noche de este lunes algunos pudieron comer pescado fresco
Cubanos atrapan peces con sus propias manos tras paso de Laura
 

Reproduce este artículo

Este lunes, decenas de cienfuegueros en el barrio Reina, comenzaron a atrapar peces con sus propias manos, luego del paso de la tormenta tropical Laura.

En las imágenes difundidas en redes sociales se observa a muchas personas a la orilla de la Bahía de Jagua pescando fácilmente con recipientes plásticos e incluso con las caretas de ventiladores. 

Parece que los peces saben de la sistémica escasez de la que padece la isla y quisieron "hacerle un favor" a los cienfuegueros.

Al menos la noche de este lunes algunos pudieron comer pescado fresco.

 

 

La periodista oficialista, Mercedes Caro Nodarse fue quien compartió las fotos.

"Les comparto las fotos de  Yoel de la Paz, cual cronista, captó el momento en que nuestros vecinos «pescaban» con sus propias manos la gran variedad de peces que inundó el brazo de mar de la bahía de Jagua, al final de mi calle", escribió en Facebook.

La tormenta tropical Laura dejó más 1000 viviendas dañadas en Cuba, según los primeros datos difundido por el régimen luego del paso del evento meteorológico.

El país ya sufría una grave crisis también en la vivienda, y tiene damnificados de otras tormentas y huracanes pendientes de que se les facilite una solución.

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez pidió este lunes a sus ministros y otros altos dirigentes "trabajar lo más rápido posible en la recuperación de los daños ocasionados (…), para evitar que esas afectaciones se sumen a las que tenemos atrasadas de otros eventos meteorológicos", informó el periódico oficialista Granma.

"Tenemos más de mil viviendas afectadas", dijo Díaz-Canel en unas "cuentas rápidas", que no incluyeron datos de las provincias más occidentales: La Habana, Matanzas y Artemisa.

El dirigente castrista estimó que el perjuicio ocasionado por Laura "es poco en comparación con otros eventos, pero se tienen que recuperar de manera inmediata, sobre todos los derrumbes totales que llevan más tiempo".

Según precisó el jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, general de división Ramón Pardo Guerra, se evacuaron al menos 316,000 personas; la mayoría en casas de familiares y vecinos.

Pardo Guerra explicó que los estragos de Laura se concentran en la vivienda, fundamentalmente en sus techos; en el tendido eléctrico, con más de 360 circuitos interrumpidos en todo el país; y en la agricultura, particularmente en plantaciones de plátano del oriente de la isla.