Durmiendo en la calle: Así reciben estos cubanos a la tormenta tropical Laura

Son tan cubanos como cualquiera, pero el régimen no se ocupa de ellos: duermen en un portal, entre cajones, y allí esperan la llegada de la tormenta tropical Laura
Cubanos abandonados en las calles
 

Reproduce este artículo

Aunque la propaganda del castrismo asegure que el régimen se preocupa por todos los cubanos, un recorrido por las calles de cualquier ciudad de la isla mostrará un panorama desolador, que desmiente el discurso oficial.

Uno de los colaboradores de ADN Cuba filmó estas imágenes en La Habana y lo comprobó. Son un grupo de cubanos que viven en la pobreza, sin techo, y que esperan la llegada de la tormenta tropical Laura en un portal situado en calle Ejido, entre Sol y Acosta, municipio Habana Vieja.

“¿Es justo que pasen estas cosas?”, se pregunta el reportero. Y, a decir verdad, no lo es, pero situaciones como esas son cada día más comunes en Cuba, a medida que el fondo habitacional se deteriora, la gente pierde sus hogares y las nuevas casas sólo aparecen en los reportajes de la prensa controlada por el Partido Comunista.

La tormenta tropical Laura continúa su avance bordeando el archipiélago cubano y se acerca a la región central, afectando a su paso por provincias orientales con lluvia y rachas de viento fuerte. Al final de la mañana de este lunes "el movimiento de su centro sobre aguas cálidas posibilitará que gane algo más en organización e intensidad", informó el Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet).


En Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país en importancia, Laura ya provocó fuertes lluvias y dos incendios de grandes proporciones este 24 de agosto. En medio de un corte generalizado de electricidad, los pobladores de la urbe dijeron sentirse conmocionados al ver las enormes columnas de fuego resplandecer en la oscuridad.

Hasta el momento no se han revelado las posibles causas de ambos incendios, ocurridos con dos horas de diferencia y cuando se suponía que el fluido eléctrico estaba cortado, para evitar accidentes debido a la lluvia y los fuertes vientos.