Cubadebate publica foto de médico italiano y asegura que es cubano
En realidad la foto pertenece al italiano Gianni Portogallo, quien combate el coronavirus en Lombardía, epicentro de la pandemia en el país europeo
 

Reproduce este artículo

 

El sitio web oficialista Cubadebate se ganó críticas y comentarios irónicos en redes sociales al publicar una foto de un supuesto médico cubano en Italia recibiendo el beso agradecido de una anciana. 

En realidad la foto pertenece al médico italiano Gianni Portogallo, con el que el cubano Frank Camallerys sostuvo una conversación en la que logró probar la verdadera identidad del hombre en la fotografía, quien combate el coronavirus en Lombardía, epicentro de la pandemia en el país europeo. 

El activista por los derechos LGBTI, Isbel Díaz, fue uno de los primeros en reaccionar a la publicación, que causó revuelo entre los medios independientes. “¿A cuánto ascenderá la multa a Cubadebate cuando le apliquen el 370?”, se preguntó en una publicación en redes sociales.

Díaz hizo referencia al Decreto-Ley 370, conocido también como “Ley Azote, ideada por el régimen para mortificar la libertad de expresión y hostigar a los periodistas independientes. A juicio de varios activistas, ese decreto que dice castigar la desinformación, debería aplicarse al sitio web oficialista por difundir imágenes falsas.  


La periodista y editora del portal independiente Periodismo de Barrio, Elaine Díaz, exigió unas disculpas del medio, al observar que habían eliminado la publicación, presumiblemente al conocer el escándalo causado.

“¿Y las disculpas públicas? ¿Y las medidas administrativas y editoriales para que un medio estatal (financiado por el pueblo cubano) no publique mentiras nunca más?”, declaró en Twitter.


El 6 de mayo organizaciones de la sociedad civil publicaron un comunicado donde expresan su preocupación y repudio respecto a la persecución de periodistas y actores independientes en Cuba, la cual se ha visto agravada desde principios de este año y particularmente a partir de la crisis sanitaria causada por la pandemia del coronavirus.

Según el texto, el régimen cubano, amparado en ese decreto, sometió a interrogatorios, amenazas y decomiso de medios de trabajo a 30 personas por difundir sus opiniones en redes sociales, mientras otras 20 fueron víctimas de la imposición de multas de 3000 pesos (120 dólares), cuantía que triplica el salario medio mensual vigente en la isla. 

“Estos hechos demuestran que los derechos enunciados en la actual Constitución cubana, pero no ratificados con legislación complementaria, son una mera y vacía declaración”, declaran los firmantes.

El Decreto-Ley 370, y en particular su artículo 68 inciso i), establece, de una forma vaga e imprecisa, como contravención la acción de “difundir, a través de las redes públicas de transmisión de datos, información contraria al interés social, la moral, las buenas costumbres y la integridad de las personas”.


Esta cláusula contraviene los estándares en materia de libertad de expresión y restringe este derecho en base a objetivos que no son legítimos según lo previsto en la Declaración Universal de Derechos Humanos, firmada por Cuba en 2008, pero que no ha ratificado.

“Queremos subrayar que Reporteros Sin Fronteras ha señalado a Cuba como el país con menos libertad de prensa de América, ubicándolo en el número 171, entre los diez peores del ranking a nivel mundial en su último informe anual”, concluye el texto.