Cuba reporta cada año alrededor de 200 casos de lepra

A diferencia de otros países donde el tratamiento solo se supervisa en la primera dosis, en Cuba los pacientes de lepra reciben una atención gratuita, supervisada y controlada (de forma ambulatoria)
La lepra afecta la piel y el sistema nervioso. Foto: Internet (referencia)
 

Reproduce este artículo

En promedio, cada año se reportan en Cuba 200 casos nuevos de lepra, enfermedad crónica que afecta los nervios periféricos y la piel, y sobre la que hay mucho desconocimiento al grado que los pacientes son víctimas de discriminación, informó este miércoles un reportaje del diario Granma.

Raisa Rumbaut Castillo, responsable de Programa Nacional de Lepra, del Ministerio de Salud Pública, explicó al diario que los 200 nuevos casos afectan a personas de ambos sexos y de todas las provincias, pero fundamentalmente Granma, Santiago de Cuba, Camagüey, Ciego de Ávila y La Habana, esta última por la cantidad de migrantes que recibe.

Las declaraciones de la especialista se dieron en el marco del Día Mundial de la Lepra, que se celebra cada año el último domingo de enero. Este año fue el 26.

La doctora resaltó que a diferencia de otros países donde el tratamiento solo se supervisa en la primera dosis, en Cuba los pacientes de lepra reciben una atención gratuita, supervisada y controlada (de forma ambulatoria) en la atención primaria de salud, es decir a través del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia.

 

 

A los pacientes ya no se les aísla en sanatorios (antes denominados leprosorios), destacó Granma, voz oficial del régimen cubano.

La especialista precisó que este tratamiento es donado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La lepra es curable, no es contagiosa pues deja de ser trasmisible desde las primeras dosis del tratamiento y no produce deformidades, ni discapacidad, si se diagnostica a tiempo, destacó el reportaje de Granma.

Sin embargo, muchos de los pacientes afectados experimentan algún tipo de discriminación y exclusión y, por tanto, enfrentan problemas de salud mental, como depresión o ansiedad, dijo el reporte.

Añadió que la lepra es una enfermedad crónica que afecta los nervios periféricos y la piel, pero no tiene una sintomatología definida. De ahí que los especialistas la cataloguen como una “gran simuladora”.

No obstante, lo más común son las manchas claras en la piel (de color pardo y rojizas), que pueden o no tener trastornos de la sensibilidad. Es decir, dificultades para diferenciar la temperatura fría de la caliente en las zonas afectadas, así como la pérdida de la sensación de dolor.

 

 

El riesgo de contagio es muy bajo y el período de incubación, como promedio, es de cinco años, pero puede ser desde dos y llegar hasta 20. El bacilo penetra por la piel o las mucosas del cuerpo y evoluciona con lentitud afectando progresivamente el sistema nervioso y la piel.

Ello significa que se requiere un contacto íntimo y repetido con un enfermo no tratado, subrayó la publicación.

La primera noticia de la enfermedad en Cuba se tiene del 17 de enero de 1613 y corresponde al acta del Cabildo, cuando un grupo de vecinos de La Habana, informaron que “hay 4 o 6 personas tocadas por el Mal de San Lázaro que han venido de fuera”.

Cada año se diagnostican en el mundo —según datos de la OMS— alrededor de 200 mil casos nuevos, siendo la India (más de 120 mil casos) Brasil (más de 28 mil casos ) e Indonesia (más de 18 mil casos) las naciones con mayores reportes de la enfermedad.

Desde hace años dicha organización propuso eliminar esta enfermedad. La meta era que cada nación lograra una tasa de prevalencia menor de 1 caso por cada 10 mil habitantes. Cuba cumple con este propósito desde 1993, por lo que se encuentra en etapa de post eliminación de la enfermedad.