Cuba 2020: “El pueblo ya no aguanta más, es hora de alzar la voz”

En Santiago de Cuba varios cubanos protestaron por las nuevas medidas económicas del régimen. “Hace 62 años estamos viviendo esto y nada funciona” dijeron
Bandera cubana ondea en San Isidro
 

Reproduce este artículo

Un 2020 nefasto acaba para el mundo. En Cuba, no solo la pandemia presionó a un pueblo agotado; el régimen y su política autoritaria acentuaron la crisis imperante en la Isla y voces contestatarias comenzaron a levantarse. El 2021 se augura como un año donde la lucha por la supervivencia en el país caribeño será más cruenta.

Un material audiovisual del medio independiente CubaNet mostró que los cubanos ya no cabalgan de la mano con el castrismo. 

La economía cubana ha quedado aún más devastada en el contexto del coronavirus. El paquete de medidas económicas que acompaña a la “Tarea Ordenamiento”, que comienza a implementarse en el presente mes de enero, ha preocupado a todos los habitantes del archipiélago.

“Vamos a estar peor (…) sacando cuentas no doy, no doy y mi casa es derrumbe total de Sandy y no me han dado casa, cada día está peor. Mi casa se me está cayendo y yo no veo una atención al hombre por ninguna parte. No sé qué voy a hace, cómo me las voy a arreglar y soy una mujer enferma”, contó Luz Gutiérrez Fornota, residente en Santiago de Cuba, a Cubanet.

Por otro lado, el ciudadano Reinier Pití Rodríguez dijo sobre los salarios: “El aumento no se verá por ningún ligar, porque al final lo que cobres no te va a alcanzar para pagar los altos precios de la electricidad, la canasta básica…un chorro de pesos”. 

Pití Rodríguez esbozó como solución para Cuba que el régimen abandone el poder ya que no es capaz de solucionar los grandes problemas generados por el socialismo.

El pastor Manuel Cecilio Ramos Ramírez expresó que las normativas son abusivas con el pueblo porque “Limitan al pueblo de los que necesitan. Antes con poco era difícil vivir, y las medidas son criminales. Muchas familias se afectarán. Hace 62 años estamos viviendo esto y nada funciona”.

Los exorbitantes precios impuestos por el régimen a varios de los servicios fundamentales es una de las mayores preocupaciones. Para el emprendedor Yordan Isidero “los precios están por las nubes por el mismo gobierno. Lo caro viene del mismo gobierno. Nosotros los trabajadores por cuenta propia tenemos que alterar los precios; aunque no queramos porque los precios están caros. 

Llevamos 62 años de esclavitud. El pueblo ya no aguanta más”, sentenció.

Evidentemente, las nuevas normativas solo enriquecerán al gobierno y fueron ideadas sin pensar en una mejoría para los ciudadanos.

Adelqui Muñoz Jímenez afirmó que el único beneficiado es el Estado. “Un pueblo que esté pasando una situación económica deprimida como la está pasando Cuba no tiene posibilidades de acceder a los precios que está poniendo el Estado”.

Otros protestaron porque no podrán destinar fondos a actividades también fundamentales en la vida como vestirse o divertirse.