¿Cómo sobreviven los cubanos en cuarentena?
ADN Cuba realizó un recorrido por las calles habaneras para saber cómo sobreviven los cubanos en medio de la crisis
ADN Cuba realizó un recorrido por las calles habaneras para saber cómo sobreviven los cubanos en medio de la crisis

La cuarentena de casi cuatro meses en la que se encuentra sumergida Cuba a causa de la pandemia de COVID-19, ha hecho más difícil la vida para el cubano de a pie, con la escasez y las colas, que no tienen para cuando acabar.

 

 

ADN Cuba realizó un recorrido por las calles habaneras para saber cómo sobreviven los cubanos en medio de la crisis.

"Son cuatro meses ya. La gente está desesperada en la calle. Hay que seguir luchando. En lo que más nos hemos centrado los cubanos es en los productos, sobre todo alimentos y detergente. Yo soy diabético e hipertenso, entonces mis hijas me hacen las colas. Aquí nadie lo ha cogido fácil y el que diga lo contrario es un mentiroso", explicó un hombre a la revista.

Una adulta mayor entrevista también contó que sus hijos le traen los alimentos a la casa, ya que ella vive sola y por su edad no puede hacer filas. Además tiene vecinos que la ayudan con los mandados y el pan.

"El asunto es que lo vamos pasando bien. Solo fui a una vez a una cola y cuando ya tenía el tíquet me lo querían quitar porque yo soy vieja. Ahora dicen que ya no me pueden traer cosas a la casa así que tengo que ir a hacer la cola", agregó.

Otros dos hombres dijeron que para ellos ha sido bien difícil esta situación.

"A veces hay que levantarse a las 2 y 3 de la mañana y te metes hasta las 4 de la tarde. El día entero. Y luego ponerse a cocinar", lamentan.

Respecto a la reventa de artículos de primera necesidad, varias personas comentaron también sobre los precios.

Por ejemplo, un paquete de pollo que en tiendas estatales valdría 3,50 dólares, "en la calle" te lo venden hasta en 10 dólares, es decir, casi tres veces el precio original. Pero al menos se minimiza el riesgo de contagio en aglomeraciones.

"Sinceramente no hago colas, prefiero comprar en la calle. Esperemos que cuando abra todo mejore la cosa", añade una mujer entrevistada.

Sin embargo, algunos no son tan optimistas. "Para mí cuando abran viene más difícil porque no tenemos alimentación".

La Habana es la única provincia del país que aun no ha iniciado la primera fase de reapertura, debido a los casos activos del virus.