Bolsonaro: médicos cubanos son "objeto de venta" de la dictadura
Esta no es la primera crítica de Bolsonaro a los médicos cubanos. En otra ocasión dijo que pretendían crear un foco guerrillero en Brasil
Jair Bolsonaro
 

Reproduce este artículo

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó este 20 de marzo la situación en que trabajan los médicos cubanos, a los que calificó de “objetos de venta” del régimen castrista.

“Estos cubanos son, nada más y nada menos que un objeto de venta por parte del gobierno cubano. Gobierno, no, dictadura cubana”, declaró a medios locales.

Bolsonaro aclaró que su gobierno no contratará a médicos de Cuba o cualquier otro país en el extranjero, sino que le permitirá ejercer su profesión en medio de esta crisis a los que decidieron quedarse en el gigante sudamericano tras la cancelación del acuerdo con La Habana, firmado por el anterior gobierno del Partido de los Trabajadores.


“Durante mi campaña dije que el cubano que decidió quedarse en Brasil tendría garantías. De lo que hablé con Mandetta (Ministro de Salud) y de que todo está bien es que durante dos años podrán ejercer lo que hicieron aquí en el gobierno anterior (…) No vamos a convocar a médicos de otros países. Por el momento, lo que tenemos aquí parece ser suficiente”, explicó Bolsonaro.

Bolsonaro ya ha criticado en otras ocasiones a los médicos de la Isla y su contratación en Brasil. Según el mandatario, cuando la ex presidenta Dilma Rousseff (2011-2016) lanzó la iniciativa “Más médicos” en 2013, la preocupación no era con “la salud de los brasileños”, sino con “cuestiones ideológicas”.


Casi 9000 médicos cubanos, muchos de los cuales trabajan en comunidades pobres y remotas en todo Brasil, se devolvieron a su país en noviembre de 2018, después de que La Habana los retiró.

Bolsonaro dijo que estaban en condiciones de “trabajo esclavo” porque el gobierno cubano se llevaba el 75% de sus salarios. Pero 1800 quedaron en el gigante sudamericano y podrán optar a ser contratados nuevamente.

Desde la aprobación en diciembre pasado de la ley que autorizaba la reinserción de los galenos de la isla, los profesionales vivían a la espera de una convocatoria oficial.