Asamblea Nacional del régimen pide fin del embargo

Los diputados integrantes de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular del régimen cubano, hicieron un llamado para poner fin al embargo estadounidense.

La declaración, publicada en Granma, expresa que "el bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano y el principal obstáculo para el desarrollo de la economía cubana.

Asimismo, justifican que es un freno para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo económico y social, la Agenda 2030 y sus Objetivos de  Desarrollo Sostenible.

Para los dirigentes cubanos, "continúan imponiendo nuevos obstáculos a las ya limitadas posibilidades de su empresariado para comerciar e invertir en Cuba, aplicando restricciones adicionales a sus ciudadanos para viajar a nuestro país y limitando el envío de remesas de la comunidad cubanoamericana en los Estados Unidos a sus familiares en Cuba".

Por último, convocaron a los congresistas de todos los países "a pronunciarse, alentar y respaldar" a sus respectivas cancillerías en el apoyo al proyecto de resolución titulado «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba», que se presentará ante la Asamblea General de la ONU el próximo 6 de noviembre.

Estas palabras fueron emitidas previo al inicio de la IV Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, convocada por el Consejo de Estado para este jueves 10 de octubre.

 

 

En el orden del día se detalla que en dicha sesión plenaria tendrá lugar la elección del Presidente, del Vicepresidente y del Secretario, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, así como de los demás miembros del Consejo de Estado, incluido el Presidente y Vicepresidente de la República.

Cuba realiza unas supuestas elecciones cada dos años y medio, alternando entre las municipales y nacionales, donde se elige a los diputados que deben representar al pueblo, pero que están sujetos al veto del partido comunista, PCC, único legal en la isla.

En la práctica, son las denominadas “Comisiones de Candidatura”, a los distintos niveles, las encargadas de asegurar que sean los incondicionales a la maquinaria del poder quienes copen los escaños legislativos.