"Aquí no ha venido nadie": vecinos se quejan de foco de mosquitos en un mercado de Holguín
Vecinos de las áreas aledañas al mercado de Holguín conocido como Mambí, han denunciado la existencia de un foco de Aedes Aegypti sin que las autoridades sanitarias se interesen suficientemente en ello
 Un ejemplar del vactor mostrado por uno de los vecinos. /Foto: Emilio García. ADN CUBA
 

Reproduce este artículo

 

Vecinos de las áreas aledañas al mercado de Holguín conocido como Mambí, ubicado en la ciudad cabecera, han denunciado la existencia de un foco de Aedes Aegypti repetidas veces sin que las autoridades sanitarias se interesen suficientemente en ello.

Cuando empieza a caer la tarde es un enjambre lo que viene pa’ arriba de uno, salen de los refugios que las FAR [Fuerzas Armadas Revolucionarias] abrieron hace años y que ahora están repletos de basura y agua de los manantiales que se han roto allá abajo” declara para este reportero uno de los custodios del recinto que pidió el anonimato.

El lugar merecería una mejor atención por parte de las autoridades por su valor histórico, pues allí estuvo una vez la plazuela del ferrocarril del norte, que unía la ciudad de Holguín con la villa de Gibara y otros pueblos.

Según la investigadora Ángela Peña Obregón en su libro La ciudad de los parques, el lugar se inauguró el 4 de abril de 1893 y mantuvo sus servicios hasta 1957 (Según otros historiadores fue cerrado en 1962). Actualmente pertenece al Ministerio de la Agricultura, que mantiene ocupado solo una parte del inmueble que funciona como mercado, ya que el resto del local está clausurado por peligro de derrumbe.

Esto lo dejaron perder porque les dio la gana— comenta Rafael, un vecino— este era el mejor lugar que había en todo esto de por aquí, tenía un portalón inmenso donde habían unos horcones de madera preciosa que aquello era una maravilla; primero cerraron esa parte porque el techo estaba podrido y se iba a caer, un día llegó un bárbaro con un camión y arrancó los horcones y se los llevó y nadie sabe nada de eso, cuando las FAR hicieron los hoyos, aquí se dio pico y pala que eso no tiene nombre, esos túneles se comunican con la escuela que está ahí atrás”, relata.

Sobre el tema de los mosquitos, Rafael comentó a ADN CUBA que “aquí no hay quien esté de la cantidad que hay, como puedes ver los túneles ya no tienen tapa y la puerta está rota, lo que sale de ahí es mucho con demasiado”.

Otro vecino de la zona, que prefirió no decir su nombre, contó que él vive justo en frente, y ha tenido dengue dos veces. “En esta cuadra hay niños, ancianos, mujeres embarazadas, mira estos mosquitos, son Aedes Aegypti, fíjate para que veas,(…) yo he ido a ver a los que atienden higiene y epidemiología en el policlínico, hemos hablado con el delegado de la circunscripción, yo he ido hasta la Dirección Provincial de Salud y al Poder Popular, y aquí no ha venido nadie a ver esto”, asegura.

No obstante, cada sábado, miembros de la campaña antivectorial vienen a fumigar la zona.

Sí, ellos fumigan en las casas, algunos vienen hasta con mala forma y faltándole el respeto aquí a la gente y agitando a uno para que fumigue, pero para el Mambí ni miran, lo mismo con los que vienen a revisar los tanques, ahí en el mercado hay unos huecos que están llenos de mosquitos, pero parece que esos no pegan el dengue porque son estatales”, cuenta Rosa, que vive en las cercanías.

Las personas en los alrededores se sienten en alto riesgo de contraer enfermedades que transmite el mosquito, algo que pudiera llegar a afectar también a los niños que estudian en la escuela mixta Cira María, colindante con el mercado.

 

 

Hace unos días hicimos una acampada con los niños aquí, no se podía estar con la cantidad de mosquitos, casi todos los padres se llevaron a los muchachos, imagínate como anda el dengue acabando y estos niños aquí con esto lleno de mosquitos”, declara Ana Julia, madre de un estudiante.

Asimismo, otros niños y jóvenes residentes de la zona vienen a jugar a la plaza, inocentes del peligro al que se exponen.

Aquí estamos en el barrio y podemos jugar futbol sin molestar a nadie pero cuando empieza a oscurecer ya nos vamos por los mosquitos, se ponen eléctricos y no dejan jugar”, comenta Adriancito, uno de los adolescentes que usan la plaza como campo deportivo.

Por su parte Roberto, trabajador del mercado, comparte sus opiniones:

Aquí viene mucha gente a comprar, pero es un local bastante oscuro y hay mosquitos, sobre todo después de las tres de la tarde se sienten mucho, hay días en que uno tiene que estar dándose manotazos para poder trabajar, la administración ha dado las quejas en todas partes pero  todo sigue igual, a lo mejor ahora, con este trabajo de ustedes alguien coge vergüenza y hacen algo”.

El área de salud a la que pertenece el mercado y sus alrededores (Alcides Pino), está considerada por las autoridades sanitarias como de alto riesgo, tal cual declaró para el semanario oficialista Ahora el Dr. Eduardo Michel Serrano, Director del Centro de Higiene y Epidemiología del municipio Holguín quien dijo: “La situación epidemiológica se mantiene compleja, porque la focalidad está elevada con índice de infección de 1,90, aunque hay áreas donde esta cifra es superior como en Alcides Pino, Máximo Gómez y Alex Urquiola”.

Actualmente la provincia de Holguín se encuentra en medio de una severa crisis epidemiológica, los hospitales colapsan ante los muchos pacientes con criterio de ingreso que arriban  a los diferentes centros, una tendencia que se mantiene en alza, y hasta se habla de casos de muerte debido al dengue hemorrágico que las autoridades se empeñan en ocultar.

Según un especialista consultado “el Aedes Aegypti es un mosquito de hábitat urbano que es androfílico, lo que significa que los hombres tienen más probabilidades de ser picados que las mujeres, sin embargo ellas no están exentas de riesgo. El ciclo de vida del mosquito es de un mes aproximadamente por lo que un solo mosquito infectado puede estar volando varios días transportando el virus de un hospedero a otro”.

Los vecinos de esta localidad se encuentran alarmados ante la situación, y aunque han puesto el asunto en conocimiento de las autoridades, hasta el momento nadie se ha pronunciado para ofrecerles alguna solución.