Anuncian nuevo cronograma para la aprobación de leyes en Cuba
El programa Hacemos Cuba detalló un nuevo cronograma legislativo, sin que se dijese palabra alguna sobre una propuesta futura para conformar una Ley contra la Violencia de Género
Oscar Manuel Silvera, ministro de Justicia de Cuba
 

Oscar Manuel Silvera Martínez, ministro en funciones de la cartera jurídica de Cuba, anunció esta mañana en el programa televisivo Hacemos Cuba un presunto neocronograma legislativo que sería cumplible antes de que finalice el año 2022.

De seguirse, las leyes a ser “discutidas” por la ANPP tendrán nuevas fechas, distintas a las del plan que se hizo público en octubre, así como a las anunciado formalmente en diciembre.

La próxima reunión formal de la magistratura con los delegados a la asamblea tendrá lugar en junio, este mismo verano, “cuando las condiciones idóneas estén creadas para someterlo a plebiscito”.

Para esa fecha se prevé que una docena de documentos sean sometidos a escrutinio y, lógicamente, aprobados. En octubre de este año se prevé que ocupe tribuna, junto a otras cinco piezas legislativas, La Ley general de la Vivienda, una legislación largamente esperada dadas sus modificaciones cardinales para el más grave problema que enfrenta la ciudadanía hoy, que es tener un techo legal.

No obstante, 11 leyes y 13 decretos-leyes quedarán fuera del cronograma bianual de discusiones para ser reconsiderados en el periodo 2022-2027, según el ministro.

En el programa no se ahondó en las razones para los cambios anteriores, ni se acordó definitivamente nada que no estuviera “sujeto a posibles movimientos de fecha por causas de fuerza mayor”.

Un ejemplo crítico de relegamiento inexplicado ha sido el polémico, controversial y longevo, Código de las Familias, el que se esperaba fuera debatido en el primer trimestre de 2021, pero ha sido trasladado para diciembre.

Ni una palabra se ha dicho en la comparecencia sobre alguna propuesta futura para conformar una Ley contra la Violencia de Género, pero sí se habló de otra sobre el Maltrato Animal, la que tampoco exhibe prioridad, pero es también muy necesaria para la realidad cubana actual.