Régimen amenaza con desalojar a madres con sus hijos en Artemisa

Autoridades del régimen amenazan con desalojar a Elisandra Cardoso y Dayamís Sánchez, dos madres solteras, que ocuparon, junto a sus pequeños, unas viviendas en Alquízar, Artemisa.
Amenazan con desalojo a madres solteras
 

Reproduce este artículo

Autoridades del régimen amenazan con desalojar a Elisandra Cardoso y Dayamís Sánchez, dos madres solteras, que ocuparon, junto a sus pequeños, unas viviendas en Alquízar, Artemisa.

Ambas mujeres se encuentran embarazadas en este momento, como muestra un video difundido por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos donde se denuncia la situación a la que son sometidas.

Cardoso recibió un acta de apercibimiento donde se le comunica que ha violado varias normativas de vivienda y tiene un plazo de 72 horas para abandonar el local.

Las madres contaron que durante años se han acercado al gobierno y sus dependencias para obtener una vivienda y han sido víctimas de la burocracia, aun cuando el régimen señala que las madres solteras son prioridad.

En septiembre pasado otras dos madres cubanas estuvieron en peligro de desalojo. Ellas, con sus cuatro niños, tomaron un local abandonado de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), ubicado en Monserrate #459 entre las calles Muralla y Teniente Rey, Habana Vieja.

Las cubanas Katherine Marrero y Dailys Carbonell, con sus niños pequeños, decidieron instalarse en el local abandonado el 22 de agosto anterior, debido a que vivían en el edificio de la calle Prado #615, esquina Montes, que se encuentra agrietado y en peligro de derrumbe.

En las afueras del domicilio se apostaron policías vestidos de civil, funcionarios de la UJC y del Ministerio de Vivienda para imponerles que se vayan.

El 23 de ese mes fueron citadas para la unidad policial de las calles Cuba y Chacón, y denuncian que nadie las atendió; "al parecer era para aprovechar que no estaban ahí y romper los candados, entrar y sacarles las pertenencias".

Las madres cubanas y el desamparo estatal

En septiembre de 2020 unas 28 mil 679 madres cubanas con tres hijos o más necesitaban ayuda en materia constructiva y la dictadura lograba resolver esa problemática. 

Según un reporte del diario oficialista Granma, cada provincia posee cronogramas para aliviar esta situación, los cuales podrían demorar entre tres y cinco años. Un periodo de tiempo excesivamente largo para quienes están prácticamente durmiendo en las calles y ven a sus hijos desprotegidos por el Estado.

“Por la sensibilidad del tema y, además, por la importancia de la atención a las dinámicas demográficas, en materia de viviendas el Gobierno cubano ha decidido priorizar a las madres con tres o más hijos menores de 12 años, una política que, si bien abarca a todo el país, se desarrolla de manera específica en 32 municipios de nueve provincias, cuya disminución natural de la población implica estimular la natalidad de manera más urgente”, informó el medio comunista.

Los datos oficiales subrayan que unas 3115 madres recibieron algún tipo de solución, como financiamiento asignado y subsidios, a sus casos hasta septiembre de 2020, numero risible comparado con las que aún esperan una respuesta y una acción gubernamental. 

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel señaló que las madres en esta situación deben ser objetivo de los gobiernos locales.

Cuba asignó en 2019 unos 50 millones de pesos con el fin de aliviar la situación de estas mujeres, así lo expresó el artículo de Granma. El texto señala que en toda la Isla hay madres agradecidas con el gobierno, aunque el número de las que viven penurias y están sin techo es mayor.

“Durante el pasado calendario esta política permitió beneficiar a 620 madres de los municipios seleccionados. A 350 se les construyeron nuevas viviendas, a 41 se les favoreció con ampliaciones, y a 142 con rehabilitaciones. Veinte recibieron conservaciones mayores y menores y otras 67 fueron beneficiadas con viviendas del plan estatal”, agregó el medio castrista.

Tags