“Yo solo tengo la audacia de escribir lo que pienso”: Miriam Celaya sobre prohibición de salida

La periodista independiente ingresó en la lista de personas “reguladas”, un sistema perverso del régimen castrista para limitar la libertad de movimiento de sus críticos y detractores, que ya suma unas 245 víctimas.
 

Reproduce este artículo

La periodista Miriam Celaya ingresó en la lista de personas “reguladas”, un sistema perverso del régimen castrista para limitar la libertad de movimiento de sus críticos y detractores, que ya suma unas 245 víctimas.

En entrevista concedida a Cubanet, Celaya aseguró que esta medida es un castigo por 15 años de trabajo periodístico independiente, fuera de los medios del régimen. “Yo solo tengo la audacia, la osadía de escribir lo que pienso”, dijo.

Además, recordó que en marzo anterior fue citada por la Seguridad del Estado y no respondió a sus preguntas. Esto también podría estar detrás de la regulación.

“Si me han regulado por lo que escribo en mis columnas, creo que seguiré regulada indefinidamente (…). Esta medida lejos de ser una prueba de fuerza, es de debilidad. Creo que hay mucho miedo, mucho nerviosismo en la cúpula. Ahora mismo los cuerpos represivos están muy activos”.   

Celaya también advirtió que no se define como activista política, sino como “independiente” y “libre pensadora”. 

Existen diversas opiniones sobre el objetivo de las regulaciones migratorias impuestas por el Ministerio del Interior (MININT). Para Celaya, significa un ataque frontal contra el vínculo que mantiene con su familia en el exilio.

“Ellos (la policía política) deben conocer que si en algo me golpea la medida represiva es (en) que soy una persona muy familiar. Tengo un vínculo muy estrecho con mis hijos y mis nietos”. 

“Si decido emigrar lo haré por mí, no porque haya un poder que me obligue a irme de este país. Claro que afecta que te prohíban reunirte con tu familia, pero no soy una víctima; lo que estoy viviendo es una consecuencia de lo que hago. Esto es un régimen represivo, eso hay que tenerlo en cuenta siempre”. 

Según contó al diario 14ymedio, del cual es columnista, Celaya se dirigió el 13 de noviembre a la oficina de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería (DIIE) de Centro Habana para poner una nueva prórroga al pasaporte y allí le indicaron que estaba regulada.  

La funcionaria que la atendió no sabe por qué Celaya tiene prohibición de viaje y le recomendó que fuera a la dirección general de la DIIE.

De acuerdo con las leyes vigentes, las autoridades migratorias pueden impedir la emisión, prórroga o renovación del pasaporte, o la salida del país, a cualquier ciudadano cubano y en cualquier momento, entre otros casos, si consideran que existe un abstracto "interés público" para ello.

La mayoría de los opositores, activistas y reporteros a los que se les impide salir del país —unos 200—, no poseen una causa penal pendiente en tribunales de la isla. Y en algunos casos, los activistas que las tienen, alegan que se trata de casos fabricados y carentes de toda garantía procesal.

Ante estas arbitrariedades, a los afectados solo les queda la denuncia, pues la institución detrás de las prohibiciones de viaje por "interés público" cuenta con absoluta impunidad para actuar al margen, incluso, de las propias leyes del régimen.

Desde 2017, las prohibiciones de salida del país han marcado un retroceso de la supuesta apertura que intentara proyectar el régimen de la Isla desde 2013 con la aprobación de una nueva ley migratoria.

La eliminación del criticado Permiso de Salida o Tarjeta Blanca fue uno de los pasos que antecedió al deshielo de las relaciones entre las administraciones de Washington y La Habana.