Periodista Miriam Celaya está 'regulada' y no puede salir de Cuba

Se dirigió a la oficina de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería (DIIE) de Centro Habana para poner una nueva prórroga al pasaporte y allí le indicaron que estaba regulada
Periodista Miriam Celaya está 'regulada' y no puede salir de Cuba
 

Reproduce este artículo

La periodista independiente y escritora, Miriam Celaya, conoció este viernes que está "regulada" por el régimen cubano y no puede salir del país.

Según contó al diario 14ymedio, del cual es columnista, se dirigió este 13 de noviembre a la oficina de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería (DIIE) de Centro Habana para poner una nueva prórroga al pasaporte y allí le indicaron que estaba regulada.

La funcionaria que la atendió no sabe por qué Celaya tiene prohibición de viaje y le recomendó que fuera a la dirección general de la DIIE.

Sin embargo, la periodista cree saber las causas de esta medida represiva en su contra.

"Me han regulado por escribir, por mi trabajo como periodista y por lo que comparto en las redes sociales", declaró a ese medio.

Además, recordó que en marzo anterior fue citada por la Seguridad del Estado y no respondió a sus preguntas. Esto también podría estar detrás de la regulación.

La ciudadana española solo quería hacer un viaje a Estados Unidos para pasar fin de año con su familia y ahora tendrá que cancelarlo.

De acuerdo con las leyes vigentes, las autoridades migratorias pueden impedir la emisión, prórroga o renovación del pasaporte, o la salida del país, a cualquier ciudadano cubano y en cualquier momento, entre otros casos, si consideran que existe un abstracto "interés público" para ello.

La mayoría de los opositores, activistas y reporteros a los que se les impide salir del país -unos 200-, no poseen una causa penal pendiente en tribunales de la isla. Y en algunos casos, los activistas que las tienen, alegan que se trata de casos fabricados y carentes de toda garantía procesal.

Ante estas arbitrariedades, a los afectados solo les queda la denuncia, pues la institución detrás de las prohibiciones de viaje por "interés público" cuenta con absoluta impunidad para actuar al margen, incluso, de las propias leyes del régimen.